Este sitio utiliza cookies, propias y de terceros, para dar un mejor servicio. Si continuas navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.
No te lo pierdas No te lo pierdas

Abril 2018

L M X J V S D
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30
Cerrar
PSE EUSKADI

PSE-EE PSOE Euskal Sozialistak

Noticias

compartir  compartir

  •   Asegura que la concentración de los procedimientos de cláusula suelo en un solo juzgado y en manos de unos jueces en prácticas recién salidos de la escuela “no garantizan ese servicio público”.

Tontxu Rodríguez lamenta el rechazo del PP a una moción para dejar sin efecto el acuerdo de creación de juzgados sobre cláusulas suelo

Foto 1
Tontxu Rodríguez, senador del PSE-EE

 El senador socialista Tontxu Rodriguez ha criticado el rechazo “incomprensible” del PP a una moción dirigida a instar al Gobierno a que lleve a cabo las actuaciones necesarias para que quede sin efecto el acuerdo adoptado por el Consejo General del Poder Judicial de creación de juzgados especializados provinciales para conocer los litigios sobre claúsulas suelo. “La seguridad jurídica y la tutela efectiva van a verse afectados peligrosamente con estos nuevos juzgados que duran hasta el 31 de diciembre de 2017 y nadie sabe lo que va a pasar el 1 o el 2 de enero de 2018”, advirtió. 

En su intervención, el senador del PSE-EE explicó que la Comisión Permanente del Poder Judicial aprobó la especialización de 54 juzgados de primera instancia -1 por provincia y 1 en las principales islas- para que desde el pasado 1 de junio conozcan “de manera exclusiva y no excluyente” los litigios relacionados con las cláusulas suelo, vencimiento anticipado, hipotecas multidivisa y gastos de formulación de hipoteca. “No olvidemos, que en España hay como mínimo 6 millones de préstamos vivos efectivos, y en este plan de urgencia se han asignado 65 jueces en prácticas de la 67 promoción de la Escuela Judicial y este plan tendrá vigencia hasta el 31 de diciembre”, precisó.

Tontxu Rodriguez hizo hincapié en que este plan de urgencia ha sido fuertemente criticado por los abogados de España, por algunas de las principales asociaciones de jueces, por la Defensoría del Consumidor y por diversos colectivos de operadores jurídicos. Asimismo, apuntó que la decisión del Consejo General del Poder Judicial ha sido definida por algunos sectores como “injusta” y “antisocial”, con un resultado favorecedor para la banca y perjudicial para los ciudadanos, y subrayó este plan “aleja la justicia de los justiciables, incrementa los costes económicos para litigar, excepciona normas procesales, obliga a renunciar al fuero y, además, no genera ni garantiza eficacia ni rapidez”.

Al hilo de ello, reclamó la retirada de este plan de emergencia y que se mantenga la competencia en los juzgados del partido judicial correspondiente, sin perjuicio de las medidas de refuerzo y de especialización que pudieran darse. En este punto, se hizo eco de que algunos ciudadanos le han trasladado que “de forma obligada” con este plan de emergencia tienen que desplazarse desde su pueblo o su ciudad hasta la capital de provincia, con los gastos y recursos económicos que eso supone. “Se ha creado un obstáculo más para que los ciudadanos puedan acceder a la justicia. Por tanto, este plan es evidente que nuevamente aleja de un objetivo como es agilizar un servicio público esencial en un Estado de derecho”, afirmó.

Para el senador del PSEE-EE, la concentración de los procedimientos de cláusula suelo en un solo juzgado y en manos de unos jueces en prácticas recién salidos de la escuela “no garantizan ese servicio público”, y lo único que quizá puedan conseguir es “alejar la justicia de la persona que reclama”. Por tanto, con este plan de emergencia esa especialización que se pretende es dudosa, la calidad es incierta y ambas cosas pueden producir un efecto disuasorio para los ciudadanos. Señorías, en el siglo XXI no se puede pretender que la justicia sea algo regresivo y centralista.

Euskadi, “avalancha” de reclamaciones en septiembre

El senador autonómico vasco puso de ejemplo que en Euskadi, en dos meses -con agosto inhábil- hubo 1.592 reclamaciones en el juzgado de primera instancia número 11 de Bilbao y que, según ha señalado el propio juez decano de Bilbao, en septiembre ha sido “una avalancha”. A ello, añadió que este juzgado, el número 11, recoge el 64% de todas las reclamaciones que se hacen en Euskadi sobre esta materia, y puntualizó que no hay que olvidar que Euskadi tiene no menos de 100. 000 personas perjudicadas. “Si un juzgado vasco tramita una media de 1.500 a 2.000 asuntos al año, si proyectamos los dos meses del juzgado número 11 de Bilbao acabarían con más de 7.000 litigios al año, es decir, una carga de trabajo que se iría a un 300 o a un 400%”, aseguró.

De igual modo, advirtió de que las contestaciones de los bancos ya están llegando a los juzgados y de que la opción más previsible es que ·”los bancos quieran alargar el proceso”, y que, además, el juez en prácticas deberá pensar la sentencia, incorporar los datos, valorar las pruebas, hacerlas transcribir, y esto para 7000 asuntos en el juzgado de Bilbao. A este respecto, se preguntó “¿qué pasará cuando estos jueces terminen sus prácticas el 31 de diciembre? ¿Habrá fondos en 2018 para que estos juzgados especializados puedan seguir teniendo jueces?”. 

Tras todo lo apuntado, el senador del PSE-EE insistió en reclamar al Gobierno que realice las actuaciones necesarias para que pueda quedar sin efecto el acuerdo adoptado por el Consejo General del Poder Judicial y residenciar estos expedientes judiciales en la competencia que está residenciada por ley en los juzgados de cada partido judicial.

Por último, Rodriguez agradeció a los distintos grupos parlamentarios su apoyo y lamentó que los populares impusieran su mayoría absoluta y que, pese a que se quedaron solos en su rechazo a la propuesta -15 votos en contra frente a 8 a favor-, lograran tumbar la iniciativa, ayer tarde, en la Comisión de Justicia. “Ya que no sale adelante esta moción del Grupo Socialista por la mayoría de esta Cámara, por lo menos, pediría que hagan caso a los profesionales del derecho, de la abogacía, de los juzgados, de las asociaciones de jueces, a la judicatura, a los letrados de la Administración de Justicia, a los defensores de los consumidores o a los propios usuarios. ¿O todos estamos equivocados y solo el Consejo General del Poder Judicial y el Gobierno de España tienen la razón absoluta en este caso?”, concluyó.