Este sitio utiliza cookies, propias y de terceros, para dar un mejor servicio. Si continuas navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.
No te lo pierdas No te lo pierdas

Octubre 2018

L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31
Cerrar
PSE EUSKADI

PSE-EE PSOE Euskal Sozialistak

Documentos

compartir  compartir

Intervención de la Secretaria General del PSE-EE, Idoia Mendia, en el Acto de la Puerta de los Honorables, que recuerda el nacimiento de Ramón Rubial

Egunon guztioi. Eta mila esker ekitaldi honetara etortzeagatik. Urtero legez, Sozialistok bildu egin gara Bilboko txoko honetan, Ramon Rubial omentzeko. Gure lehendakaria. Gure agintaririk oroituena. Sozialistarik preziatuena.

Baina gaur oroipen soil bat baino gehiago egiten dugu. Aldarrikapen politiko bat ere egiten dugu. Ramon Rubialek egindakoaren aldarrikapena. Iraganean lortutako akordioen defentsa. Eta etorkizunean ibili beharko dugun bidearen adierazpena.

Celebramos este homenaje a Ramón Rubial en unos días en los que nos están coincidiendo varias efemérides importantes.

El sábado pasado inauguramos en Portugalete una exposición con motivo del 40 aniversario del primer Congreso del PSE. Antes de ayer conmemoramos (muy cerca de aquí, además) el 38 aniversario del Estatuto.

Y en unos meses cumpliremos los 25 años de nuestra convergencia con Euskadiko Ezkerra: la gran unión de las izquierdas de este país y que, sin duda, será motivo también de celebración.

Parece que últimamente miramos mucho atrás.

Y está bien que sea así. Porque nos sirve para reivindicar lo mejor de nuestra historia. Para recordar lo que hicieron nuestros mayores en el pasado y sacar lecciones válidas para el presente.

Y hoy tenemos mucho que aplicar de ese pasado.

Tenemos mucho que aprender de lo que Rubial y los de su generación hicieron para traer la democracia y la libertad a este país.

Mirad, a la hora construir su imaginario colectivo, todas las sociedades tienden a destacar ciertas figuras por encima del resto. Eligen a una serie de personas, no sólo por lo que hicieron, sino porque representan valores y principios en los que nos queremos ver reflejados.

Ramón, para muchos de los que estáis aquí, es el abuelo, es el viejo presidente, es el socialista tranquilo… Pero para la sociedad vasca y española es más. Debe ser más.

Es la lucha contra Franco.

Es la defensa de la democracia.

Es el padre del autogobierno.

Es la constatación de que lo mejor de este país se ha conseguido cuando nos hemos juntamos entre todos y cuando los gobernantes han pensado en lo de todos.

Y esta estatua y esta puerta nos dicen que hubo un momento en que vascos y españoles diferentes decidieron emprender un camino unidos. Y que ese paso marcó un punto inflexión en nuestra dramática historia de muerte y enfrentamiento.

Y abrió la puerta al mayor período de progreso que jamás han tenido Euskadi y España.

Lo decía el propio Rubial, mientras ultimaban la negociación del Estatuto: “no se trata de hacer un Estatuto nacionalista, ni socialista. Ni de derechas, ni de izquierdas. Se trata de hacer un Estatuto que recoja nuestra realidad histórica y la adapte a nuestra realidad sociológica actual”.

Partir de lo que somos hoy, para empezar a construir la sociedad que queremos ser mañana.

Ése es el camino que se inició en 1979. Ése es el acuerdo que queremos renovar ahora en 2017.

Y lo queremos hacer como entonces: desde el pacto, desde el entendimiento. Juntándonos vascos diferentes y poniendo las necesidades de la ciudadanía, por encima de la de los partidos.

Ésa fue la clave del éxito hace 40 años. Ésa la lección que tenemos que aplicar hoy.

La lección de que no se puede construir un proyecto político olvidando a la mitad de la ciudadanía. De que no hay convivencia posible, si es enfrentando a media sociedad contra la otra media.

Es lo que está pasando hoy en Cataluña. Una Generalitat que sitúa a ciudadanos en contra de ciudadanos. La retransmisión en directo del suicidio de un país.

Estamos viviendo unas jornadas terribles. La catarata de noticias de última hora nos impiden ver los destrozos que se están produciendo en la convivencia ciudadana.

Pero los destrozos están ahí. La fractura social está ahí. La deslegitimación de las instituciones está ahí. Y es por culpa de unos dirigentes irresponsables que están muy lejos de la altura que exige este tiempo.

Y por eso los Socialistas no nos cansamos de llamar al diálogo. Por eso no nos cansamos de apelar a la sensatez.

No nos cansamos de defender una reforma de la Constitución, en sentido federal, que todos sabemos que tarde o temprano habrá que abordar y que debe servir para hacer un nuevo pacto de convivencia común.

Y no vamos a cejar en nuestro empeño de sentar a todos en una mesa hasta encontrar una solución. Tenemos voluntad sincera de acuerdos y es lo que pedimos a las demás fuerzas políticas.

Los Socialistas hemos estado días diciendo que unas elecciones autonómicas servirían para evitar la aplicación del 155.

Que unas elecciones autonómicas ayudarían a poner, de nuevo, el contador a cero, y a que la ciudadanía catalana decidiese, tras unas semanas dramaticas de excesiva tensión y ruido.

Hemos agotado todas las vías tratando de buscar un acuerdo. Hemos gastado todos nuestros recursos tratando de rebajar la tensión y devolver la política catalana a la normalidad.

Y ayer nos encontramos con una nueva decepción. Ayer se cerró una nueva puerta al diálogo.

Pero los Socialistas no vamos a tirar la toalla. Los Socialistas no nos vamos a resignar.

Vamos a seguir trabajando, porque no renunciamos a que Cataluña encuentre a una salida al laberinto en el que está metida. Y que sea una solución política y que sea legal.

Y vamos a estar siempre del lado de toda la ciudadanía catalana.

Vamos a defender la democracia. Hasta el último minuto.

Y vamos a trabajar, hasta que se nos agoten las fuerzas, para que la política y el sentido común se impongan, de una vez, sobre la ilegalidad.

Atzo etsipen handia jaso egin genuen. Atzo akordiaren aldeko beste ate bat izten ikusi genuen. Baina Sozialistok ez dugu etsiko.

Sozialistok ez dugu amore emango, Katalunian konponbide politiko bat lortu arte. Elkarrizketaren eta paktuaren alde lan egiten jarraituko dugu. Kataluniako herritarrak defendatuko ditugu. Eta normaltasuna politikara bueltatu dadin gauzatuko dugu.

Ez dago beste biderik. Akordioa eta legaltasuna dira demokrazia eta herritarren eskubideak babesteko bide bakarra. Eta indar guztiak erabiliko ditugu Kataluniako herritarren eta demokraziaren defentsan.

Y termino ya.

Vivimos un tiempo complejo.

Pero nuestros problemas no son más complicados que los de hace 40 años (probablemente sean más sencillos).

Lo que cambia es la actitud con la que los afrontamos. Lo que cambia es la voluntad de los dirigentes para solucionarlos. También entonces hubo tentaciones maximalistas. También entonces hubo riesgo de ruptura.

Pero se supo evitarla. En un momento mucho más complejo que el actual, se supo poner al país por delante. Estemos a la altura de nuestro tiempo. Aprendamos de los que nos precedieron.

Aprendamos de lo Ramón y los suyos. Y seamos capaces de seguir viniendo aquí cada año, como dignos sucesores de él y de su legado.

Eskerrik asko.