Web gune honek cookieak erabiltzen ditu, propioak eta beste batzurenak. Nabigatzen jarraituz gero gure cookien politika onartzen duzula ulertzen da.
Adi egon! Adi egon!

Urtarrila 2018

AL AR AZ OG OR LR IG
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31
Itxi
PSE EUSKADI

PSE-EE PSOE Socialistas Vascos

Una política económica al servicio de l@s ciudadan@s (b)

partekatu  partekatu

LA PARTICIPACIÓN DE LOS TRABAJADORES.

El Derecho del Trabajo y el modelo clásico de Relaciones Laborales establecen los instrumentos que canalizan el conflicto entre el capital y el trabajo. Avanzar hacia un modelo de Relaciones Laborales más colaborativo no significa negar la existencia del conflicto, que es intrínseco a la existencia de un contrato de trabajo. De lo que se trata es de buscar, dar cauce y poner en marcha nuevas formas de canalizar el conflicto, entre las que se encuentra la participación de los trabajadores en la empresa.

Para avanzar hacia un nuevo modelo de Relaciones Laborales es imprescindible contar con los sindicatos, que son los que en el conflicto entre capital y trabajo representan los intereses de los trabajadores/as.. A los que propugnan modelos de participación sin contar con los sindicatos hay que recordarles que el papel de las organizaciones sindicales y empresariales está regulada en el artículo 7 de la Constitución, en el Título Preliminar; es decir, donde se establece las condiciones que debe tener un Estado social y democrático de Derecho.

El enquistamiento y carácter confrontativo de las relaciones laborales en Euskadi se está manifestando como una rémora para avanzar y seguir creciendo en un entorno global muy exigente con las empresas. La empresa necesita de todo el talento e implicación de sus trabajadores, para lo que es imprescindible avanzar desde ese esquema de confrontación hacia una dinámica de colaboración.

Así, es el momento de reivindicar la consideración de la empresa como unidad social de generación de riqueza, en la que distintos colectivos, no solo el empresario, tienen depositados intereses que requieren ser satisfechos de forma simultánea y compensada. En esa empresa de futuro, que será ética o no será, la transparencia, la comunicación y la participación deben presidir las relaciones entre las personas que la conforman. Son aquellos instrumentos consustanciales para conseguir unas condiciones laborales equitativas, que son la base de esa empresa ética y competitiva.

Un mercado de trabajo con los actuales niveles de precariedad supone un obstáculo insalvable para hacer realidad la participación de los trabajadores en la empresa.

Modalidades de la participación:

La participación en la empresa tiene que contemplar, al menos, los tipos y modalidades de la misma y los niveles de implicación de los trabajadores. Entre ellas hay que destacar la participación en la gestión y la participación financiera.

En cuanto a la gestión, además de la tradicional intervención colectiva de los trabajadores, hay que tener presente las nuevas modalidades de participación en los órganos de decisión o de dirección.

La participación financiera de los trabajadores en la empresa solo será posible si se cumplen una serie de requisitos mínimos:

… Debe inscribirse en un sistema global de participación en todos los niveles y quizás como un escenario final.
… La participación financiera solo contribuirá a que los trabajadores se sientan más identificados con la empresa si está relacionada con otras prácticas de gestión, decisión y control. Es decir, si se reconocen nuevos espacios de democracia dentro de la empresa.
… La participación financiera siempre debería aportar ingresos adicionales y en ningún caso constituir una alternativa al salario, ni profundizar en las desigualdades salariales.
La participación financiera a través de EPSVs, planes de pensiones o sistemas de ahorro colectivo tampoco puede ni debe ser una alternativa a los sistemas públicos de pensiones. La participación financiera debe ser siempre voluntaria.
… Debe darse prioridad a los sistemas colectivos, es decir, a aquellos que estén abiertos a todos los trabajadores de la empresa sin ningún tipo de exclusión.
Debe ser una participación colectiva, y por tanto objeto de negociación con los representantes de los trabajadores, siendo el acuerdo colectivo el marco de su regulación. En este marco se establecerá si es en los resultados, en el capital o con otro modelo.

Para que la participación sea una realidad deben darse simultáneamente varias circunstancias:

a. Que los trabajadores quieran.
b. Que los empresarios vean la necesidad y estén dispuestos
c. Y que el marco legal (artículo 129.2 de la Constitución) e institucional, y la actitud de los empresarios y sindicatos la animen.

Acuerdo Interconfederal:

Si las Administraciones Públicas, los sindicatos y los empresarios están de verdad por establecer un modelo inclusivo de participación de los/as trabajadores/as, todos pueden hacer algo más. Las administraciones, aprobando campañas de sensibilización y cursos de formación para directivos y trabajadores, y poniendo en marcha medidas fiscales que apoyen la participación; los empresarios, apostando por un empleo digno y con derechos; los sindicatos, formando a los trabajadores en la cultura de la participación y en los beneficios del trabajo en equipo.

En cualquier caso, un acuerdo general de carácter interconfederal sería idóneo como paso previo para la regulación legal de la participación.

Objetivos.

  • Elaborar un Plan Estratégico de la Participación, que abarque distintas medidas en ámbitos diferentes y con el objetivo previo de tratar de cohesionar a las distintas partes interesadas de la empresa antes de intentar su implantación.
  • Validar políticas empresariales concretas y sistemas participativos de gestión característicos del modelo inclusivo-participativo.
  • Analizar Mejores Prácticas en la implantación de las políticas de comunicación interna en las empresas vascas. Este es un aspecto básico para el cambio de paradigma empresarial –de la confrontación a la cooperación– que se persigue.
  • Identificar los sistemas existentes en la práctica para la participación de los trabajadores en los resultados de la empresa (bien a nivel de la CAV, bien a nivel europeo).
  • Formación sobre aspectos de gestión empresarial, estrategia y otras cuestiones a Comités de Empresa, delegados sindicales, directivos y trabajadores.
  • Habilitar líneas de ayudas financieras y fiscales a la participación de los trabajadores en las empresas.

 

TRANSICIÓN ENERGÉTICA Y ECONOMÍA VERDE.

Este nuevo modelo productivo ha de prestar también una atención especial a los aspectos energéticos y medioambientales. La premisa de un “mejor crecimiento y un mejor clima” orienta una recuperación económica sostenida en el tiempo, constituyendo una vía clara de generación de prosperidad y empleo.

Uno de los grandes problemas que sufre Euskadi es su altísima dependencia energética del exterior y la escasa producción renovable, que apenas llega al 7% del total producido. L@s Socialistas Vasc@s apostamos por reducir la dependencia energética y apostamos por la autosuficiencia a través de la implantación de las energías renovables.

Se hace evidente la necesidad de dar un giro intenso que afecte al propio modelo de provisión energética y no sólo a la dimensión de los parámetros del modelo actual. Es preciso ser más ambiciosos en la búsqueda y exploración de nuevas fuentes de energía, así como en la introducción de cambios en su utilización.

Debemos avanzar con decisión hacia un nuevo modelo energético en el cual la generación distribuida, o generación descentralizada, marque de forma sustancial la producción de energía e influya en el modelo económico actual. L@s Socialistas queremos suscitar un amplio consenso para la transformación de nuestro modelo energético. Ya en la Estrategia Energética de Euskadi 3E2020, que elaboramos en 2010 desde el Gobierno vasco, apostamos por un modelo energético en transición hacia las renovables y el abandono de los combustibles fósiles. Y lo formulamos con el lema “petróleo cero para usos energéticos en el año 2050”. Hoy, la necesidad de avanzar hacia esos objetivos aparece todavía más clara y debemos aprobar objetivos más ambiciosos que los que se adoptaron entonces.

En el momento actual se dispone de todos los elementos tecnológicos para caminar hacia un modelo energético renovable y bajo en carbono, y a unos precios cada vez más competitivos con las energías fósiles y nuclear. Queremos que este cambio se lleve a cabo de la manera más rápida posible y a través de una transición energética también lo más consensuada posible.

La transición energética pasa, además de por un cambio de modelo, por la preservación del medio ambiente y por el respeto a los espacios protegidos.

Apostamos, por tanto, porque este nuevo modelo energético se base en la eficiencia energética y las energías renovables como fuentes de energía primaria, y por la electricidad y el hidrógeno como vectores energéticos. Potenciaremos además la transformación del sector eléctrico hacia la generación renovable, la generación distribuida, el autoconsumo con balance neto sin penalizaciones, las redes inteligentes, la gestión de la demanda, la gestión agrupada de la oferta renovable y descentralizada, las minirredes eléctricas, la electrificación del transporte, la aparición de nuevos agentes en generación renovable y comercialización, la reordenación de las tarifas de acceso a la red entre los distintos consumidores, y una reforma regulatoria que contemple todos estos cambios y potencie las tendencias emergentes. Para ello impulsaremos el máximo consenso también a nivel nacional desde nuestras responsabilidades en Euskadi.

Un elemento acelerador de estas transformaciones es el vehículo eléctrico. En línea con el impulso que desde 2009 dimos desde el Gobierno vasco a su despliegue en nuestro país, potenciaremos la transformación del parque de vehículos hacia la movilidad eléctrica, dentro de una política integral de movilidad sostenible. Una política que apueste por el caminar y la bicicleta, el transporte público, la intermodalidad, la movilidad compartida (shared mobility) y el vehículo de conducción autónoma. Con el objetivo de sustituir en el transporte los combustibles derivados del petróleo por los alternativos propuestos por la UE en la Directiva 2014/94 y mejorar también la calidad del aire en nuestras ciudades y entornos urbanos.

El coste de la energía es un factor crucial de competitividad en la industria. Las empresas vascas utilizan el gas natural y la electricidad como las formas de energía prioritarias. Pero mientras que los precios del gas se mantienen en línea con los de nuestro entorno europeo, no ocurre los mismo con el coste de la factura eléctrica, debido no tanto al precio de la energía en el mercado mayorista como a los sobrecostes discriminatorios que las empresas conectadas a 30 kilovoltios sufren en las tarifas de acceso a la red debido a una mala regulación de las mismas. Proponemos corregir esta situación de muchas empresas vascas negociando la modificación de la tarifa de acceso a la red (paso a tarifa 6.2) para todas las empresas a nivel nacional conectadas a la red a 25-30 kilovoltios.

La política energética debe, además de definir objetivos específicos, ser tractora de la política tecnológica e industrial. En contra de concepciones neoliberales, consideramos que un país debe de tener política energética, política tecnológica y política industrial. En este sentido. retomaremos el desarrollo de proyectos energéticos tractores que pusimos en marcha desde el Gobierno vasco a partir de 2009, fomentando nuevos iniciativas que impulsen la transición hacia ese nuevo modelo energético y que tengan un impacto tecnológico e industrial en nuestras empresas.

Queremos definir, en definitiva, una política energética de largo alcance, que asegure a los ciudadanos el acceso a la energía a precios asequibles y convierta el sector energético en factor de competitividad y en motor de innovación, desarrollo y generación de empleo, reduciendo nuestra dependencia de los combustibles fósiles, impulsando la eficiencia energética y el autoabastecimiento, fortaleciendo la seguridad de suministro, y luchando eficazmente contra el cambio climático.

 

Medidas para impulsar la transición energética:

… Aprobaremos una Ley de Sostenibilidad Energética que establezca objetivos de ahorro y eficiencia energética, de desarrollo de energías renovables, de derechos y obligaciones energéticas del sector público y del sector privado, de fomento de la movilidad eléctrica y de la movilidad sostenible, de desarrollo de los edificios de consumo de energía casi nulo, y que establezca medidas administrativas, regulatorias y económicas de impulso a la transición hacia un nuevo modelo energético.
… Procederemos a revisar la Estrategia Energética de Euskadi 3E2020 y aprobaremos una nueva para la siguiente década (Estrategia Energética de Euskadi 3E2030) con inclusión de nuevos objetivos más ambiciosos y actuaciones a implementar derivados de la transición hacia el nuevo modelo energético.
… Potenciaremos todas aquellas actuaciones que permitan reducir la intensidad energética (consumo de energía con relación al PIB) hasta alcanzar el nivel de economías regionales con un peso industrial similar al del País Vasco.
… Aprobaremos una Ley de Cambio Climático que establezca objetivos y su actualización, impulse la seguridad, el mejor conocimiento y disponibilidad de escenarios climáticos y de trayectorias para el desarrollo sostenible, y aplique estrategias de adaptación basadas en ecosistemas e infraestructuras verdes.
… Presentaremos un Plan de Rehabilitación Sostenible de Viviendas y Edificios, y de Regeneración Urbana. En el ámbito de los edificios públicos, nos fijamos como objetivo la rehabilitación energética cada año del 3% de los edificios dependientes del Gobierno vasco, ampliándolo gradualmente a otras administraciones.
… Aprobaremos una programa integral de desarrollo de las prescripciones aprobadas en la mencionada Ley de Sostenibilidad Energética en materia de movilidad sostenible que apueste por el caminar y la bicicleta, el transporte público, la intermodalidad, la movilidad eléctrica, la movilidad compartida (shared mobility) y el vehículo de conducción autónoma, y que promueva la adaptación de nuestras ciudades y entornos urbanos a la prohibición o limitación del acceso a los mismos de los vehículos de combustibles convencionales.
… Obligatoriedad del cumplimiento de las directivas europeas y de los acuerdos internacionales en materia energética y medioambiental.
… Aprobaremos una Ley de lucha contra la pobreza energética.
… Apuesta real, con planificación, para el desarrollo de las energías renovables: reduciendo presencia de combustibles fósiles. Prohibición del fracking como técnica para extraer energía del subsuelo.
Cierre definitivo de la central nuclear de Garoña por su antigüedad y la conclusión de su vida útil, tal como estableció el Gobierno de España y han reclamado las instituciones alavesas y vascas. Compromiso de no conversión en almacén nuclear.
Ley sobre contaminación electromagnética e implantación de medidas para reducir la intensidad lumínica en vías urbanas e interurbanas, por ahorro energético y respeto al medio ambiente.
… Trabajaremos en favor de la descentralización y autosuficiencia energética, tanto en empresas como en edificios residenciales, impulsando la libre comercialización de electricidad generada de forma renovable y eficiente.
… Apoyaremos la interconexión energética con Europa en el suministro de gas y electricidad, ayudando a hacer realidad la quinta libertad del mercado único relativa a la libre circulación de energía aprobada en el proyecto de Unión Energética y permitiendo al mismo tiempo reducir el funcionamiento en isla de la Península y aumentar la generación eléctrica renovable con una menor necesidad de potencia firme de respaldo.
… Impulsaremos nuevos proyectos energéticos tractores con impacto tecnológico e industrial en nuestro tejido empresarial. Como las redes eléctricas inteligentes (smart grids), las ciudades inteligentes (smart cities), las microrredes eléctricas, la gestión agregada de la demanda eléctrica en el sector industrial (centrales virtuales), el impulso a la oferta eléctrica agregada de generación distribuida, la gestión de la demanda eléctrica doméstica con señales de precios que permite el despliegue de los contadores inteligentes, el desarrollo de proyectos demostración en energías marinas incluida la eólica offshore flotante, o el almacenamiento eléctrico en baterías.
… Retomaremos el despliegue acelerado del vehículo eléctrico y los puntos de recarga rápida y convencional, y apoyaremos el desarrollo del biogás de residuos orgánicos y su utilización en flotas de transporte de personas y mercancías, así como la implantación de corredores azules transeuropeos para el transporte de largo recorrido utilizando gas natural licuado (GNL), el desarrollo de un laboratorio de redes inteligentes y de electrónica de potencia, y de proyectos de demostración para la integración de energías renovables y de generación eléctrica distribuida en los entornos urbanos, tanto para su uso residencial como de servicios.
… Fomentaremos la implantación de la geotermia de baja entalpía y su aprovechamiento mediante bomba de calor en proyectos de edificios residenciales, industriales y de servicios.
… Aprobaremos una estrategia para el desarrollo energético del hidrógeno renovable, con la creación de un Observatorio Vasco del Hidrógeno, el desarrollo de proyectos tecnológicos e industriales para la producción del hidrógeno renovable, el apoyo a proyectos de almacenamiento en forma de hidrógeno de excedentes de generación eléctrica renovable en determinados momentos, la utilización energética en aplicaciones estáticas de generación distribuida de electricidad mediante pila de combustible, el apoyo al despliegue del vehículo eléctrico de hidrógeno y a la red de puntos de recarga (hidrogeneras) conectada con la red que se está desarrollando en el centro y norte de Europa, o el desarrollo de proyectos power to gas y su distribución a través de la red de gas natural. La estrategia impulsará además con especial énfasis proyectos que tengan un impacto en el desarrollo de nuevos productos innovadores en el tejido industrial de Euskadi.
… Impulsaremos la colaboración entre Gobierno, empresas energéticas (electricidad-gas) y asociaciones de consumidores.

Otras iniciativas energéticas:

El coste de la energía eléctrica es un factor que afecta a la competitividad de las empresas. Una mala práctica regulatoria histórica hace que las empresas conectadas, a su pesar, a tensiones de 25 y 30 kilovoltios sufran un sobrecoste en su factura eléctrica, al aplicárseles una tarifa de acceso a la red que no se corresponde con las características técnicas o categoría de la línea. Queremos eliminar esta discriminación, para lo que trabajaremos para lograr un cambio regulatorio a nivel nacional que sitúe a las empresas afectadas en el Escalón de Tensión 2, con aplicación de la Tarifa 6.2 de acceso a la red.

 

SECTOR FINANCIERO VASCO.

Cuando hablamos en este Programa del sector financiero vasco nos referimos a aquel regulado por la legislación vasca en este ámbito, que atañe a las Cajas de Ahorros y a las Fundaciones Bancarias; actualmente, a las surgidas de las extintas Cajas BBK, Kutxa y Vital, que dieron origen al banco Kutxabank.

La posición del Partido Socialista de Euskadi en relación con Kutxabank es clara:

  • Mantener y fortalecer la entidad financiera resultante de la fusión de las Cajas vascas –Kutxabank– y garantizar su anclaje en el País Vasco.
  • Atender de manera preferente las necesidades financieras de la Comunidad Autónoma, tanto públicas como privadas.
  • Destinar los máximos recursos posibles a la obra social, razón de ser de las Cajas que se han transformado en fundaciones bancarias.
  • Reflejar en los órganos de gobierno la realidad local y la pluralidad vasca.

Queremos contar con una entidad financiera vasca de primer nivel, Kutxabank. Una entidad fortalecida que garantice la seguridad de los depositantes y clientes, tenga capacidad de dar servicio y dinero a las empresas vascas (sobre todo a las pymes), a las familias y a las instituciones públicas, y siga tan vinculada a esta tierra, a su economía y a sus gentes, como lo han estado siempre las cajas que han desaparecido: BBK, Kutxa y Vital.

Queremos que las fundaciones bancarias preserven la esencia y forma de ser de las antiguas cajas, y que sus órganos de gobierno reflejen la realidad social y las distintas sensibilidades de los territorios de Euskadi.

Queremos que las fundaciones bancarias mantengan la máxima participación accionarial en Kutxabank, dentro de los márgenes que permitan la ley y las diferentes regulaciones –del Banco de España o del BCE–, así como las condiciones del mercado. Entendemos que es la mejor garantía para el arraigo que debe tener nuestra entidad y para el apoyo que debe ofrecer al tejido económico e industrial de nuestra tierra.

Queremos que las fundaciones bancarias vascas, con sus representantes, hagan de Kutxabank una entidad estable y bien gestionada.

Por otra parte, parece oportuno reflejar las principales conclusiones del Dictamen del Comité Económico y Social Europeo sobre el papel de las cooperativas de crédito y cajas de ahorros en la cohesión territorial-propuestas para un marco adaptado de regulación financiera, de 18 de febrero de 2015, que resumidamente son las siguientes:

  • Es imprescindible preservar la biodiversidad del sistema financiero, sin que ello suponga arbitrariedad en la aplicación de las normas.
  • Los distintos tipos de entidades financieras deben complementarse eficientemente para conseguir un ecosistema financiero estable y eficaz, que contribuya plenamente al desarrollo de la economía real.
  • Fijar condiciones de competencia equitativas haciendo uso de parámetros objetivos que justifiquen una regulación específica para cada modelo de negocio; básicamente, el desempeño económico y financiero, la contribución a la economía real, la gestión del riesgo y la gobernanza.
  • Valorizar el modelo bancario que representan las cooperativas de crédito y las cajas de ahorros, reforzando las normas deontológicas y los códigos de buen gobierno para recuperar la confianza perdida.
  • Reforzar el papel de las cajas de ahorros y las cooperativas de crédito en el sistema financiero europeo va a resultar clave para la consecución de los objetivos de la Estrategia Europea 2020, las Actas del Mercado único, la Small Business Act, el programa Cosme o la Iniciativa a favor del Emprendimiento Social.

En definitiva, l@s Socialistas vamos a trabajar para que Kutxabank mantenga su vinculación con el tejido productivo local, su anclaje territorial, la capilaridad de sus redes comerciales, la proximidad al cliente, la financiación de sectores específicos, su cercanía a los intereses locales y a los agentes sociales, y su solidaridad.

En este contexto, defenderemos que las Fundaciones bancarias propietarias de Kutxabank velen para que su participación en esa entidad de crédito sea sostenible en el tiempo en proporción similar a la alcanzada en el momento de la constitución de la entidad financiera.

También defenderemos que las Fundaciones bancarias con sede en la CAPV destinen la totalidad de sus excedentes, incluidos los rendimientos procedentes de su condición de accionistas de una entidad financiera que no se destinen a reforzar los recursos propios de la entidad de crédito, a la dotación de un fondo para la Obra Social. Tendrá por finalidad la financiación de obras, propias o en colaboración, en los campos de la enseñanza, los servicios de asistencia social, la investigación, la innovación, la cultura, la sanidad pública y otras actuaciones de carácter estratégico que impulsen y fomenten el desarrollo socioeconómico en su ámbito de actuación.

 

AGRICULTURA Y MEDIO RURAL.

L@s Socialistas concebimos la agricultura y ganadería no sólo como un sector económico, generador de empleo y riqueza, sino como una actividad esencial para el equilibrio territorial, la protección del medio ambiente y la conservación actualizada de la cultura asociada a un medio rural tan diverso como el que existe en la Comunidad Autónoma.

… Propugnamos una política rural, moderna, eficiente, generadora de riqueza, futuro y empleo.
… Consideramos necesario aumentar el reconocimiento y el prestigio de las actividades del sector primario, favoreciendo el relevo generacional con la incorporación de los jóvenes bien formados.
… Apoyaremos el rejuvenecimiento y modernización del sector, apostando claramente por la agricultura profesional y por el empleo, la agricultura familiar y la diversificación en el medio rural.
… Impulsaremos la I+D+i en el sector agrícola y ganadero, vinculándolo más estrechamente a la industria agroalimentaria y configurando así un modelo sostenible, capaz de afrontar los retos de la competitividad y el respeto ambiental.
… Pondremos en marcha el Fondo de Catástrofes Agrícolas, necesario para ayudar y proteger al sector, y favoreceremos la extensión de los seguros agrarios subvencionando una parte de su coste a las explotaciones más débiles.
… Aprobaremos un plan estratégico de la Agricultura Ecológica que contemple los aspectos relacionados con la producción estos productos, así como con el fomento de su comercialización y consumo, especialmente en el mercado interno.
… Fijaremos un compromiso de lucha contra el desperdicio de alimentos en nuestra Comunidad Autónoma, con acuerdos voluntarios para los productores y comercializadores.
… Impulsaremos acciones para extender las políticas de Igualdad al medio rural.
… Adoptaremos las medidas necesarias para aplicar en el sector primario los compromisos generales contra el cambio climático.
… Pondremos en marcha un programa específico para el apoyo de las mujeres rurales en su incorporación a la actividad emprendedora.
… Impulsaremos la aprobación de la Ley de Titularidad Compartida de las explotaciones agrarias.
… Trabajaremos para conseguir declarar nuestra Comunidad Autónoma libre de contaminantes hormonales, con el fin de proteger mejor la salud de la población. Así mismo, se fomentará la utilización de productos fitosanitarios lo más respetuosos posible con el medio ambiente, evitando aquellos más contaminantes o potencialmente dañinos para la salud de las personas.
… Creación de una ventanilla única como oficina de información sobre las ayudas de la UE que corresponde gestionar al Gobierno central, Gobierno vasco y Diputaciones, de modo que la información sea transparente y accesible para todos.
… Defenderemos el mantenimiento de los viñedos viejos de Rioja Alavesa como un valor patrimonial, disponiendo ayudas y bonificaciones para su catalogación y la preservación de variedades autóctonas.
… Esta misma protección se aplicará con el viñedo de txakolí y las plantaciones de manzanos para la producción de sidra.
… Apoyaremos a los colectivos y asociaciones de viticultores y bodegueros para poner en valor la calidad de nuestros vinos e impulsar su comercialización dentro y fuera de Euskadi. En el caso de la Rioja Alavesa, apostamos por la una identificación específica de la calidad de nuestros vinos, siempre dentro del paraguas de la DOC.

 

EL SECTOR DE LA MADERA Y FORESTAL.

Euskadi es uno de los territorios de la UE con mayor superficie arbolada. Supone un total de 396.962 hectáreas, que cubren el 54% de su superficie y garantizan unas existencias de madera de 62,6 millones de m3, con un crecimiento anual de 3,4 millones de m3/año.

Por lo tanto, se planta más de lo que se tala, lo que ayuda a la conservación de la masa forestal. El sector de la madera aporta el 1,53% del PIB, con un impacto en la economía de 1.010 millones de euros, y aporta 11.760 puestos de trabajo directos y otros 6.200 inducidos.

L@s Socialistas apostamos por este sector tal como lo hicimos desde el Gobierno vasco, siendo conscientes que es una apuesta por la riqueza y por el empleo.
Pero, además, lo hacemos porque los bosques son ecosistemas que mantienen la biodiversidad y son básicos para el bienestar humano. Son soporte de la biodiversidad, la protección del agua y del suelo o la fijación de carbono.

Seguiremos apoyando, por consiguiente, un equilibrio sostenible para la actividad forestal y para la industria de transformación de la madera, estableciendo un plan integral de desarrollo y futuro junto con las Diputaciones Forales y teniendo en cuenta el papel regulador de las 164.342 hectáreas de arbolado público existentes.

La industria de Transformación de la Madera de Euskadi cuenta tras la iniciativa del Gobierno socialista con un cluster (Habic) único a nivel continental, ya que abarca la totalidad de la cadena de valor. Congrega a empresas de primera transformación de la madera (forestalistas), de segunda transformación (aserraderos), así como a diferentes firmas de diseño y fabricación de muebles y otros elementos como iluminación o seguridad, además de distribuidores, comercializadores y centros tecnológicos y formativos.

Por ello, priorizaremos las inversiones dirigidas a la transformación y comercialización de nuestros productos forestales, así como a la reforestación y creación de superficies forestales, sin dejar de lado el apoyo a actuaciones novedosas de utilización energética de la madera ni olvidar el papel de nuestra masa forestal como medida frente al cambio climático.

 

PESCA.

La Política Pesquera Común está aprobada en la Unión Europea hasta el 2020. El instrumento dedicado al desarrollo litoral y a las alternativas de la pesca extractiva tiene que ser desarrollado por medio de los grupos costeros integrados en la Política Común con la mirada puesta en el empleo alternativo al existente en el sector extractivo, la normalización del trabajo de la mujer en el sector, así como el desarrollo económico y social de los municipios pesqueros.

La media de edad de nuestra flota, 15 años, requiere un relevo generacional y un incremento de la formación ante la tecnificación a bordo. Y para ello es necesario acercar la formación al conjunto de los pescadores con programas para el empleo, el desarrollo profesional y la seguridad, que se realizará a través de nuestras escuelas de Formación Náutico-Pesqueras.

La relación pesca/investigación, que apuntalamos con nuestra gestión en el Gobierno, sigue siendo básica para desarrollar un sector extractivo con garantías de sostenibilidad, que garantice la pesca en nuestros caladeros también en el futuro, mientras ofrece herramientas que mejoran la eficacia y la eficiencia en todo el proceso. Por ello seguiremos apostando por Azti-Tecnalia y la profesionalidad de los hombres y mujeres que la integran, y su labor en cooperación con todos los profesionales que integran el Sector.

La mujer en el sector:

Como ya lo hicimos desde el Gobierno, los Socialistas seguiremos con el compromiso de normalizar el papel de la mujer en el sector. Su inclusión en el Régimen especial de los Trabajadores del Mar no ha resuelto ni la consideración de las enfermedades profesionales ni su régimen retributivo para sus futuras pensiones. Completar las infraestructuras para el desarrollo de su trabajo será otro aspecto a mejorar para las neskatillas, empacadoras y rederas.

La mujer en el sector comercializador, la mujer en las Cofradías, la formación de la mujer son retos que acometeremos desde el Gobierno.

La pesca artesanal:

Abriremos de nuevo un debate en la UE sobre la consideración de la flota artesanal, para que nuestros pescadores y sus familias vean apoyos inequívocos a esta actividad, que haremos segura y atractiva, con facilidades para los autónomos que trabajan en ella.

La bajura:

Debe ser incorporada conceptualmente en la Unión Europea como artesanal, abriéndose para ello un debate en el que no se limite esta definición a la eslora de los barcos. Sigue siendo la flota más importante en número y empleos en Euskadi y seguiremos apoyándola.

La relación familia/barco que ha favorecido tanto al desarrollo de esta flota debe incorporar una nueva relación en la que el barco sea considerado empresa gestionada como tal, y para ello propiciaremos la cooperación necesaria con los armadores y profesionales.

La flota de altura y los atuneros congeladores:

La disminución del número de buques de estos subsectores debe afrontarse con una política de desarrollo del binomio construcción/flota, haciendo que parte de nuestros astilleros puedan ser competitivos en la construcción de esa parte de nuestra flota y estableciendo medidas de apoyo para ello.

Nuestro compromiso de participación en los organismos internacionales, como los Comités Consultivos de la Pesca o el ICCAT, será garantía de una pesca sostenible social y económicamente.

Disponemos de grandes profesionales de la mar en estas flotas, que deben formar parte en la formación de jóvenes para asegurar el futuro del empleo en ellas.

Pesca recreativa:

El reconocimiento y la visibilidad que dimos a la pesca recreativa debe afianzarse con políticas de pesca responsable y participación en pruebas deportivas, así como en la consecución de las infraestructuras necesarias que permitan atraques locales y también de tránsito.

Cambios legislativos:

Consensuaremos entre todos los usuarios y municipios costeros una Ley de Puertos de Euskadi, estableciendo en ella una participación institucional que asegure la presencia de los pescadores, de la mujer, de la pesca recreativa y de los propios ayuntamientos. Una Ley transversal que involucre a los departamentos afectados en el Gobierno vasco.

Consideramos también que una nueva Ley de Pesca marítima es necesaria tras los cambios legislativos realizados en la Política Común Europea. Una Ley que dé respuesta a los cambios europeos y a los que necesitamos en la inspección pesquera, el marisqueo y en la pesca con artes menores.

 

COMERCIO.

El comercio en Euskadi ocupa un lugar importante en nuestra economía y el empleo, dando ocupación a 128.568 personas, la mayoría mujeres, de las que 27.317 son autónomos. El número de establecimientos es de 42.222, que se mantiene con una importante cifra de comercios que cierran y abren cada año. El empleo en el comercio es el 14,09 % del total.

L@s Socialistas ponemos en valor el comercio de proximidad como un sector de importancia en la economía vasca, en la creación de empleo y en la configuración urbanística de nuestros pueblos y ciudades, así como en la cohesión social y geográfica que articula.

Apostamos por el apoyo y fomento del comercio local, su modernización y especialización, e impulsaremos desde el Gobierno vasco medidas de fomento del consumo en el comercio de nuestras ciudades y pueblos, a través de campañas, bonos-comercio y otras medidas a acordar con el sector.

Asimismo promoveremos con ayudas económicas específicas la innovación y la excelencia en el sector comercial, estableciendo estrategias propias y/o colaborando en las medidas propuestas por el propio sector.

Incluiremos en los Presupuestos del Gobierno vasco partidas específicas de apoyo a las oficinas de dinamización del comercio, a la modernización de equipamientos comerciales, al relevo generacional y a los proyectos de las plataformas de comerciantes. Se fomentarán desde el Gobierno vasco las gerencias urbanas de comercio.

Nos comprometemos también a la elaboración de un plan integral del comercio minorista vasco para la legislatura 2016-2020.

Abordaremos los planes y programas en relación con el comercio desde el consenso con todos los agentes del sector, tanto administraciones como comerciantes y entidades sociales implicados en el ámbito del sector comercial que se trate.

Mantendremos desde el Gobierno los contactos con los representantes empresariales y sociales de los diversos sectores del Comercio de Euskadi, al objeto alcanzar acuerdos para la firma de los correspondientes Convenios Colectivos Sectoriales en este ámbito..

Defenderemos las competencias propias que en materia de comercio están establecidas en el Estatuto de Autonomía del País Vasco frente a las medidas liberalizadoras que se han promovido con la excusa de la crisis económica.

Nuestro compromiso es reforzar el comercio, hacerlo visible en nuestros pueblos, modernizarlo con la venta digital y mantener en el sector un empleo formado y con condiciones dignas, garantizando siempre la participación de todos desde el consenso.

 

CONSUMO.

En los últimos años ha emergido con fuerza la necesidad de atender los nuevos problemas y demandas de las personas consumidoras y usuarias de bienes y servicios que proveen organismos, empresas y, en general, el comercio legal, sobre todo con la irrupción del comercio electrónico.

Los nuevos tiempos demandan una mayor implicación de los gobiernos a la hora de legislar para proteger y empoderar a las personas consumidoras y usuarias, garantizando la equidad, la justicia y la prosperidad en una economía cada vez más compleja.

Un compromiso que el Partido Socialista de Euskadi asume, sabiendo que exige la revisión de la legislación vigente en nuestra Comunidad Autónoma. Esto implica también la mejora del servicio de atención a la ciudadanía que presta actualmente Kontsumobide-Instituto Vasco de Consumo, recuperando la confianza de las personas consumidoras y usuarias, implantando mecanismos que garanticen la protección y la defensa de sus derechos, e impulsando y colaborando con las Oficinas de Consumo Municipales.

Revisaremos y cambiaremos la legislación vigente sobre la comercialización de diversos productos financieros, de manera que no existan riesgos y se garantice que la información llegue a todas las personas consumidoras, tal como establece la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de junio de 2012 sobre las cláusulas abusivas de los créditos hipotecarios.

Nos comprometemos a eliminar de la normativa las cláusulas que han supuesto desprotección de las personas particulares, como ha sido el caso de las Aportaciones Financieras Subordinadas. La actual Ley de Cooperativas contempla situaciones de riesgo que ya advertimos cuando se aprobó en el año 2000 y que a finales del 2012 estalló atrapando a 40.000 personas y sus familias en este tipo de productos financieros. Una vez más, han tenido que intervenir los tribunales y se han generado efectos indeseados.

En la próxima legislatura abordaremos la reforma pendiente del conjunto de la ley, en coordinación con el sector, para que no exista la posibilidad de utilizar esa figura en perjuicio de particulares.

Otro objetivo inmediato será la trasposición a nuestra normativa de la Directiva Europea de 1993 que impide cualquier situación de desprotección de las personas consumidoras y usuarias.

Dedicaremos especial atención a la protección de las personas consumidoras vulnerables y al acceso a bienes y servicios esenciales.

Particularmente, trabajaremos en la nueva orientación sobre comercio electrónico, ofreciendo una ventanilla única que permita a las personas consumidoras y a los comerciantes resolver sus dudas tanto en las compras nacionales como en las transfronterizas, y velar por la protección de la privacidad de las transacciones.

Estableceremos una relación continua con las plataformas asociativas de personas consumidoras y usuarias que operan en Euskadi.

Un nuevo marco en la defensa y protección de los derechos de consumidor@s y usuari@s:

  • Revisión del Código de Consumo, completando y mejorando los instrumentos para la protección de los y las consumidoras de forma integral, identificando sus derechos y los mecanismos para su protección efectiva, planteando las reformas legislativas necesarias en la Ley de Consumidores y Usuarios de Euskadi.
  • Revisión de la normativa de cláusulas y malas prácticas comerciales, incluidas las bancarias.
  • Fortalecimiento de la formación de judicatura y magistratura en derecho de consumo.
  • Creación de centros de protección integral de los y las consumidoras.
  • Mejora de los procesos de asesoramiento, consejo y sugerencia de resolución de conflictos: mediación, conciliación y arbitraje.

 

ALIMENTACIÓN: UN GRAN RETO Y UNA OPORTUNIDAD PARA EUSKADI.

La alimentación es una cadena de valor con alcance desde el sector primario al terciario, y transversal hacia otros sectores económicos. En su sentido más amplio –incluyendo producción primaria, industria alimentaria, comercio alimentario, restauración y colectividades, turismo gastronómico y transporte alimentario– representa el 10,56% del PIB vasco y da empleo directo en Euskadi a 96.000 personas. El 21% del turismo que visita nuestra tierra lo hace por motivos gastronómicos, y quienes nos visitan contribuyen a la notoriedad internacional de la marca Basque Country como referencia internacional en valores de calidad e innovación. Pero el sector de la alimentación se enfrenta a importantes retos y tenemos que ser capaces de consolidar nuestro ecosistema en alimentación, de referencia internacional hoy en día, pero con posibilidades de alcanzar un liderazgo todavía mayor.

Con estas referencias podemos afirmar que la alimentación es un sector estratégico para la economía de Euskadi, por lo que debemos estar muy atentos a las tendencias globales que van a condicionar su desarrollo. El aumento de la población mundial y del poder adquisitivo de los consumidores en las economías emergentes implicará una mayor demanda de alimentos y un encarecimiento de las materias primas, lo que dificultará la competitividad basada en eficiencia. En el caso de Europa y Euskadi, el volumen de consumidores se estanca, el número de comidas dentro del hogar no crece y la marca de la distribución es la principal vía para llegar al mercado minorista. En consecuencia, el valor añadido es la única palanca para crecer y ofrecer más momentos de consumo al cliente.

Las tendencias apuntan tres elementos para tener en cuenta: el precio seguirá siendo el factor más determinante y continuaremos en la era de lo barato; habrá más hogares pero con menos personas; se homogeneizarán los hábitos de consumo, porque todos tenemos menos tiempo para comprar y cocinar, y cada vez se prepararán más comidas en casa con el fin de consumirlas en el lugar de trabajo. Estamos evolucionando desde la comida tradicional en y de la familia a una comida dirigida satisfacer las necesidades de la dieta de los miembros individuales. Cada hogar tiene personas con diferentes necesidades nutricionales, diferentes problemas de intolerancias alimentarias o de alergias. Estamos ante la punta de iceberg de lo que nos va a llegar: la personalización de la dieta.

Las personas hemos tomado una mayor conciencia de que la dieta resulta clave para sentirse bien y que es necesario cuidarse desde edades cada vez más tempranas. Somos también conscientes de que la dieta debe adecuarse a las necesidades de cada miembro de la unidad familiar. La sociedad está demandando, en definitiva, la personalización de la dieta para cuidarse desde jóvenes y dar respuesta al envejecimiento mediante nuevos alimentos con aportaciones nutricionales adecuadas a cada momento de la vida.

La ciencia tiene ante sí un gran reto y resulta necesario un gran esfuerzo en investigación para comprender las relaciones entre dieta y salud. Se trata sin duda de una de las grandes prioridades que tiene el sistema de innovación, en el que centros como AZTI lleva trabajando desde hace más de diez años, colaborando con la investigación sanitaria y también con empresas de colectividades, que aportan, sólo en Euskadi, unos 250.000 menús/día a colegios, residencias y comedores colectivos de empresas.

La alimentación de colectividades es un mercado creciente, generador de empleo y valor añadido, con una importante capacidad de tracción de la cadena de valor, especialmente del sector primario, y que apuesta por los productos locales de calidad. Se trata de una actividad que cuenta, además, con una cadena de custodia de las más seguras del mundo, que garantiza la seguridad e inocuidad de los alimentos. Estamos ante una gran oportunidad que el sector alimentario vasco no puede dejar pasar.

La cadena de valor de la alimentación en Euskadi integra elementos como la gastronomía y restauración, reconocidos mundialmente. Tenemos la oportunidad de trabajar juntos, de estructurar un sector en todos sus eslabones para, desde la colaboración transversal de toda la cadena, dar respuesta a las necesidades futuras que demanda la sociedad. Tenemos que ser capaces de dar respuesta a la dieta personalizada que precisamos las personas y cubrir otras demandas de los consumidores, como limpieza, facilidad de preparación, y que además los alimentos sean apetitosos y saludables. Es una oportunidad para crear nuevos productos, ser más eficientes y sostenibles, generar nueva actividad industrial, nuevos modelos de negocio, y atraer inversión y turismo internacional.

El sector de la alimentación tiene una gran oportunidad de crecimiento, pero necesita adaptarse rápidamente a los cambios del entorno, con competidores globales, una presión cada vez mayor sobre las materias primas, guerras por el precio en la distribución y un consumidor cada vez más exigente en prestaciones y menos fiel a las marcas. En este escenario, la clave es innovar en todas las áreas. La innovación en producto es sólo una más, y no la trascendental, para tener éxito comercial y garantizar la sostenibilidad de las empresas y explotaciones.

El estancamiento del número de habitantes hace más necesario que nunca recurrir a la innovación para crecer. Esta debe enfocarse ahora en buscar nuevos momentos de consumo. La alimentación es un sector formado sobre todo por micro pymes, por lo que resulta necesario sumar y colaborar en crear valor y en competir en valor añadido. La competitividad basada sólo en la eficiencia es una estrategia de corto recorrido y limitada. Sólo la combinación de eficiencia y generación de valor puede garantizar la sostenibilidad del sector alimentario, su crecimiento y liderazgo internacional, y que el sector continúe siendo estratégico para Euskadi por su contribución a la economía y al empleo.

 

HOSTELERÍA.

La hostelería vasca es un sector que debemos y queremos consolidar en calidad y como referencia. Proponemos para ello un marco normativo propio para el sector de la hostelería en Euskadi, con una interlocución directa reconocida por la Administración vasca, del mismo modo que otros como el comercio y el turismo. Dicho marco normativo regulará los principios y criterios de actuación administrativa con respecto a la hostelería.

El Gobierno vasco propondrá anualmente en sus Presupuestos las partidas necesarias para el apoyo a la modernización de los equipamientos del sector de la hostelería.

Se establecerán, de forma consensuada con el sector, las asociaciones de hostelería y los agentes sociales, los programas y créditos presupuestarios anuales que sean precisos para la adaptación de la hostelería a los nuevos requerimientos de los consumidores y a las nuevas tecnologías, impulsando la formación y la profesionalización de los diversos segmentos del sector.

Euskadi es reconocida internacionalmente por su gastronomía y por eso, desde el Gobierno vasco y con la participación de las Administraciones locales y forales, buscaremos la colaboración directa con el sector a través del empresariado y de las asociaciones con el objetivo de la mejora continuada y de la excelencia en los servicios.

El Basque Culinary Center debe mantenerse como referencia importante para un desarrollo en la excelencia de nuestra gastronomía.

 

TURISMO.

La irrupción del turismo en Euskadi ha llegado para quedarse y vamos a hacer que la política turística se oriente a conseguir una oferta diversificada, diferenciada, de calidad, competitiva, sostenible y atractiva a la demanda.

Por ello, nuestro primer compromiso es el desarrollo reglamentario y urgente de la Ley de Turismo desde el acuerdo con los agentes de cada ámbito y sector implicado.

Desde el Gobierno vasco impulsaremos la especialización de la oferta turística de Euskadi, priorizando el turismo gastronómico, el turismo rural, el cultural, el lingüístico e histórico-artístico, el de naturaleza, el de salud, el termal, el deportivo, el de negocios, el congresual, y el de incentivos, potenciando cualquier modalidad que adquiera autonomía y sustantividad propia en este ámbito.

L@s Socialistas nos comprometemos a la evaluación del impacto de la aplicación del Plan Estratégico del Turismo 2020 sobre el empleo en el sector. Daremos cuenta de los planes de gestión anuales sobre el turismo en Euskadi tanto tras su elaboración como cuando finalicen su aplicación, para el mejor seguimiento del desarrollo y ejecución del Plan.

Priorizaremos las políticas de fomento del turismo en Euskadi para conseguir un turismo sostenible siguiendo las directrices de la Organización Mundial del Turismo.

Crearemos un órgano interinstitucional integrado por el Gobierno vasco, las Diputaciones Forales, las agencias de desarrollo comarcal y los ayuntamientos de las tres capitales, con el fin de que los congresos auspiciados por el Gobierno o sus sociedades y entes públicos tengan un reparto equilibrado entre territorios, capitales y comarcas.

Se elaborará una estrategia común en el ámbito del turismo de incentivos y eventos (MICE) junto con los territorios históricos para aprovechar sinergias en la oferta turística general y lograr un modelo de turismo sostenible, reactivando destinos para períodos no estacionales y de alto valor.

Estableceremos medidas para fortalecer el entramado empresarial del sector turístico, facilitando la adaptación y el cambio en el modelo de negocio, así como la competitividad e innovación, mediante las siguientes medidas:

  • Apoyando la creación de pequeñas empresas en los diferentes servicios turísticos, incentivando la contratación de desempleados con especiales dificultades de inserción laboral (jóvenes, mayores de 50 años, desempleados de larga duración).
  • Facilitando la cooperación entre empresas, asociaciones y entes de cooperación turística, para ayudar a las empresas a ganar dimensión y afrontar mejor los retos.
  • Apoyando la utilización de las tecnologías y la adecuación de los establecimientos conforme a los nuevos usos y demandas turísticas, propiciando y apoyando el intraemprendimiento turístico.
  • Fortaleciendo los entes de cooperación turística y asegurando que en todo el territorio de Euskadi existan equipos de personas profesionales y especializadas, con una visión integral e integrada del país como destino turístico, capaces de implicar al sector privado, de avanzar hacia modelos organizativos mixtos (público-privados) y de cooperar entre sí en red.

Promoveremos el desarrollo de un programa de acciones de colaboración interdepartamental para el turismo, especialmente en los siguientes campos: formación y enseñanza de idiomas; empleo y asuntos sociales; innovación; sostenibilidad medioambiental; economía y fiscalidad; transporte y movilidad, y seguridad.

El Gobierno vasco impulsará la presencia de Euskadi en ferias internacionales así como las misiones inversas, para promocionar el turismo.

 


3. PLANES ESPECIALES DE ACTUACIÓN EN COMARCAS Y MUNICIPIOS.

La situación socioeconómica de algunas comarcas y determinadas poblaciones de la Comunidad Autónoma requiere abordar planes específicos de actuación para corregir los desequilibrios que presentan respecto al conjunto de Euskadi, ya sea debido a una tasa de desempleo notablemente superior a la media o a la degradación de su tejido urbano y productivo, al impacto acusado de una deslocalización empresarial o al riesgo de despoblamiento.

Con estas actuaciones públicas no se trata únicamente de lograr que estas zonas salgan de la crisis, sino de evitar que se instalen en una situación crónica de desventaja en relación al resto de nuestra Comunidad Autónoma. Algo que repercutiría muy negativamente en las condiciones de vida y en las oportunidades de la población que vive en estas comarcas y localidades, pero también en la cohesión social y territorial del conjunto de Euskadi.

En definitiva, consideramos que se necesita abordar planes específicos de revitalización socioeconómica y urbana en las zonas de Euskadi que estaban ya descolgadas del resto antes del arranque de la crisis y que con la recesión han visto cómo se ahondaban los problemas y la situación de desigualdad de la que partían. Creemos asimismo que es imprescindible prestar una atención especial desde la Administración vasca a aquellas poblaciones que se ven afectadas por la desaparición de una actividad económica de la son altamente dependientes. Es el caso de Zumárraga con el cierre de la factoría de ArcelorMittal, que tanta repercusión tiene en el empleo y en la propia vida de la localidad y su zona de influencia. Impactos de esta intensidad en un punto muy localizado de nuestro territorio demandan inversiones que ofrezcan alternativas y compensen lo perdido.

Una característica compartida por todas las zonas y localidades que se proponen es que en ellas la tasa de desempleo supera en más cuatro o cinco puntos la media que se registra en la Comunidad Autónoma.

En alguna de ellas no se parte de cero. En la pasada legislatura se acometieron iniciativas en las que encajan en las condiciones establecidas por la Unión Europa en el Mapa de Ayudas Regionales (DAR) para 2014-2020 como “áreas sometidas a importantes cambios estructurales o atraviesen crisis relativamente graves” –concretamente, los 11 municipios de la Margen Izquierda en Bizkaia y los 7 de Oiarztzualdea en Gipuzkoa–. Sin embargo, y pese a la insistencia del Partido Socialista, los programas desarrollados desde el Gobierno del PNV han sido insuficientes y de alcance muy limitado.

Consideramos, por el contrario, que se necesita un enfoque más amplio que los meros incentivos a las inversiones industriales productivas. Hay que conjugar éstos con otras intervenciones de carácter interinstitucional lideradas por el Gobierno vasco desde Lehendakaritza y que incluyen ámbitos como el empleo, la renovación del tejido urbano y acciones de revitalización socioeconómica.

 


 

sigue... >>