Web gune honek cookieak erabiltzen ditu, propioak eta beste batzurenak. Nabigatzen jarraituz gero gure cookien politika onartzen duzula ulertzen da.
Adi egon! Adi egon!

Martxoa 2020

AL AR AZ OG OR LR IG
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31
Itxi
PSE EUSKADI

PSE-EE PSOE Socialistas Vascos

PSE-EE hauteskunde programa: 1. helburua

partekatu  partekatu

Pobrezia desagerraraztea

1.   Pobrezia desagerraraztea

Pobrezia mota guztiak desagertzea mundu osoan

La sociedad vasca afronta importantes retos que interpelan al Estado del Bienestar y específicamente al conjunto de las políticas sociales:

  • Estamos asistiendo a un aumento y diversificación de las formas de exclusión, la precariedad se ha instalado y, a pesar de los importantes avances que se han producido en los últimos 15 años en Euskadi en el desarrollo de políticas universales y garantistas de derechos, la brecha de desigualdad existente es cada vez mayor.
  • El incremento de la pobreza, la cronificación y la reproducción intergeneracional de las situaciones de exclusión resultan tremendamente preocupantes, teniendo en cuenta además que las desigualdades, que afectan profundamente a todos los ámbitos de la vida, inciden preferentemente en mujeres, personas jóvenes y familias con hij@s, especialmente monoparentales, así como en personas migrantes.
  • Afrontamos, asimismo, el reto de la sostenibilidad de la vida, en el cual inciden aspectos demográficos, como el envejecimiento de la población, así como otras cuestiones como la diversidad en cuanto a formas de vida y modelos de organización familiar.


Una manifestación de los cambios sociales que se han producido, y que en la actualidad supone un gran reto a abordar, es la crisis de cuidados y de vínculos.

El cuidado tiene un valor central a lo largo de toda la vida y son muchas las personas que tienen dificultades para cuidarse, para cuidar a otros o para ser cuidados. Asimismo, se puede decir que, en general, se ha producido un deterioro y debilitamiento de los vínculos sociales y comunitarios. Algunos sectores de la población se encuentran en una situación de vulnerabilidad por la escasez o inexistencia de esos vínculos. Las situaciones de soledad no deseada afectan a muchas personas (personas mayores, jóvenes extranjeros no acompañados, personas en situación de exclusión y desarraigo social, personas adultas en diferentes etapas de su vida por circunstancias diversas…)

En este contexto, donde las desigualdades están presentes en nuestra realidad local y al mismo tiempo, la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible incorporan los principios de universalidad, integralidad y reducción de la inequidad entre colectivos y personas, la realidad global debe ser tenida en cuenta desde el mismo enfoque de Desarrollo Humano Sostenible con el que pensamos la articulación de nuestros Servicios Sociales locales. El eje local–global se basa en los mismos principios de lucha por la justicia social y la generación de una ciudadanía crítica y transformadora.


La apuesta socialista por los Servicios Sociales


Tras la aprobación de la Ley 12/2008 de Servicios Sociales, a finales del año 2015 vieron la luz el Decreto 185/2015, de Cartera de Prestaciones y Servicios del Sistema Vasco de Servicios Sociales, y el Plan Estratégico de Servicios Sociales de la Comunidad Autónoma Del País Vasco 2016-2019.

Así, la legislatura pasada comenzó con una visión ilusionante de avanzar en el despliegue y la consolidación del Sistema Vasco de Servicios Sociales, garantizar el acceso a sus servicios y prestaciones como un derecho subjetivo, y afianzar el modelo comunitario de atención previsto en la Ley 12/2008.

El seguimiento y evaluación del Plan Estratégico de Servicios Sociales de la CAPV no se ha llevado a cabo como estaba previsto, por lo que no se dispone de información acerca del grado de ejecución de las acciones previstas, ni de indicadores de resultados. No obstante, es evidente que no se ha conseguido avanzar como se pretendía en la universalización de la atención, la ordenación territorial y la equidad en el acceso al sistema vasco de servicios sociales. Tampoco se ha conseguido armar un sistema internamente articulado, con metodología, herramientas y un sistema de información comunes, con un modelo comunitario afianzado y con proyección y referencia para la ciudadanía.

Han quedado en el tintero compromisos de desarrollo normativo tan importantes como el desarrollo de la normativa relativa a cada servicio y prestación de la cartera, la regulación de los criterios de copago o del régimen de concierto social.

Cada territorio histórico ha ido aprobando sus mapas territoriales, avanzando en la organización de los servicios sociales en su ámbito geográfico y en el cumplimiento de los objetivos de cobertura correspondientes. Pero esto se ha llevado a cabo sin el suficiente paraguas, impulso y coordinación desde el nivel autonómico, por lo que el desequilibrio entre territorios persiste.

En definitiva, transcurridos más de 10 años desde su aprobación, se puede afirmar que la Ley 12/2008 de servicios sociales ha tenido un desarrollo insuficiente.

Para hacer posible que el Sistema Vasco de Servicios Sociales que se vislumbraba pueda eclosionar y llegar a constituirse de forma sólida es necesaria una apuesta decidida, que se plasme en un liderazgo impulsor fuerte por parte del departamento del Gobierno Vasco competente en materia de servicios sociales y en una inversión económica que garantice el despliegue armonizado y cohesionado del sistema, en clave de calidad e innovación.

Para ello, el Partido Socialista ha venido defendiendo desde hace años la necesidad de contar con un Fondo para la cohesión y la calidad del Sistema Vasco de Servicios Sociales. Gracias a esta propuesta, se creó el fondo existente en la actualidad para el despliegue de los servicios nuevos o escasamente desarrollados contemplados en el decreto de cartera. Sin embargo, el fondo actual es insuficiente y no responde a la filosofía de la propuesta socialista.

L@s Socialistas Vasc@s creemos en unos servicios sociales universales, de responsabilidad pública, de derecho y para todas las personas. Queremos consolidar un Sistema Vasco de Servicios Sociales fuerte, que sea referente para toda la ciudadanía. Para ello, es necesario desterrar el asistencialismo y afianzar un modelo de servicios sociales moderno, normalizador, que reconozca la dignidad y los derechos de las personas, así como su capacidad de autonomía.

La distribución equitativa de los recursos es también un valor muy importante para el Partido Socialista. El origen de muchos de los problemas sociales está en la distribución desigual de los recursos materiales, sociales o psicológicos.

El bienestar y la calidad de vida son bienes sociales que deben ser accesibles a todas las personas. Es importante tomar conciencia del precio que la desigualdad tiene para nuestra sociedad, tanto a nivel social y ético como incluso económico, y desarrollar políticas sociales comprometidas, destinadas a la equidad social, que permitan superar las situaciones de desigualdad y no dejar a nadie atrás.

Apostamos, en definitiva, por conjugar el binomio universalidad-equidad, esto es, garantizar la igualdad de trato a todas las personas respetando y teniendo en cuenta sus diferencias.

El proyecto socialista se sustenta en un firme compromiso ético. Apostamos por un proyecto renovado de sociedad cohesionada e inclusiva, que rehumanice la mirada hacia la exclusión e incorpore el valor de la solidaridad como herramienta básica para la transformación social.

Es necesario desarrollar políticas sociales que fortalezcan el tejido solidario y colaborativo y avancen en el desarrollo de comunidades inclusivas, que promuevan la integración relacional y los vínculos entre las personas que habitan en ellas.

Apostamos por un enfoque de inversión social, que supere el esquema de “gasto” en servicios sociales, que ponga en valor su rentabilidad social y apueste por impulsar políticas preventivas teniendo en cuenta el coste de oportunidad.

Queremos impulsar unos servicios sociales de calidad, que trabajen en clave de innovación y actúen de forma integrada y coordinada con el resto de sistemas que forman parte del Estado del Bienestar, pues esto es lo que va a permitir dar respuesta a las necesidades de la ciudadanía y, en definitiva, garantizar el bienestar y la inclusión de las personas.

Para todo ello, l@s Socialistas Vasc@s proponemos:


Desarrollo del Sistema Vasco de Servicios Sociales:

  • Fondo para la cohesión y la calidad del sistema vasco de servicios sociales. Vinculado a ODS 2, 5, 10
  • Reforzar el liderazgo impulsor y técnico del departamento competente en materia de servicios sociales del Gobierno Vasco. Vinculado a ODS 10
  • Llevar a cabo una evaluación en profundidad del desarrollo del Decreto de Cartera y el Plan Estratégico de Servicios Sociales de la CAPV 2016-2019. Propiciar una reflexión compartida con las diversas instituciones y expert@s. Vinculado a ODS 10
  • Redefinir la estrategia y elaborar un II Plan Estratégico de Servicios Sociales de la CAPV realista, con objetivos anualizados y fuertemente avalado con dotación presupuestaria y un acuerdo de financiación. Vinculado a ODS 10
  • Plan específico para afianzar el modelo comunitario de servicios sociales, que desarrolle la función de profesional referente, la coordinación de caso y un modelo compartido de acompañamiento. Vinculado a ODS 5, 10
  • Campaña de comunicación para dar a conocer el Sistema Vasco de Servicios Sociales a la ciudadanía. Vinculado a ODS 5, 10
  • Apostar por una Ley vasca de Concertación de Servicios con la iniciativa social, para que se garanticen condiciones idóneas para el desarrollo de los servicios y ofrecer un marco de estabilidad, requisitos de acceso y provisión, precio y concurrencia. Vinculado a ODS 10


Pacto para abordar la pobreza, la exclusión social y las desigualdades:

  • Propiciar, en el marco del Plan Vasco de Inclusión, un análisis del impacto que están teniendo las políticas actuales y las desigualdades que se están produciendo en los resultados de las mismas. Adoptar medidas y desarrollar actuaciones transversales que incidan en el abordaje de las situaciones de mayor vulnerabilidad. Vinculado a ODS 2, 10
  • Promover el desarrollo del enfoque basado en la vivienda en el abordaje de las situaciones de sinhogarismo, exclusión residencial y emergencia habitacional. Vinculado a ODS 2, 10
  • Revisar el papel de las Ayudas de Emergencia Social, en el conjunto del resto de prestaciones existentes, y a la luz de la función que deben cumplir en la prevención de situaciones de exclusión social. Vinculado a ODS 2, 10


Desarrollo social y comunitario:

  • Liderar la definición de un modelo de cuidados comunitario, que ponga en valor y prestigie los cuidados, a través de la innovación y basado en el establecimiento de alianzas entre la red formal e informal, las instituciones públicas y el sector privado, asociativo, social y comunitario. Vinculado a ODS 5, 10
  • Impulsar en toda la CAPV, y en estrecha colaboración con las instituciones locales, un plan de lucha contra la soledad no deseada, desde una mirada amplia y global de estas situaciones e incidiendo en el desarrollo comunitario. Vinculado a ODS 5, 10


Innovación y Calidad:

  • Desarrollar una Agenda I+D+i en servicios sociales. Vinculado a ODS 5, 10
  • Impulsar un estilo de gobernanza basado en la evidencia. Convocatoria de buenas prácticas en servicios sociales. Vinculado a ODS 5, 10
  • Apoyo a proyectos de innovación social. Vinculado a ODS 5, 10
  • Diseño de un sistema de evaluación de impacto del Sistema Vasco de Servicios Sociales, que permita medir y evaluar el impacto y la rentabilidad social de los servicios. Vinculado a ODS 5, 10
  • Impulsar una línea estratégica de ética en servicios sociales. Vinculado a ODS 5, 10


Integración de la perspectiva social a nivel estratégico Gobierno Vasco:

  • La gestión pública debe orientarse al bien común y a la sostenibilidad tanto económica como medioambiental y social. Por ello, el progreso no puede medirse únicamente en términos de desarrollo económico. Para ello, nos proponemos definir indicadores de cohesión social para incorporar junto a los indicadores económicos a la hora de valorar el progreso de la sociedad vasca. Vinculado a ODS 8, 10, 13


La apuesta socialista por las Políticas Familiares


En diciembre de 2018, se cumplieron 10 años de la aprobación de la Ley 13/2008, de Apoyo a las Familias. Una ley que contó con un amplio consenso político e institucional y con el apoyo fundamental del Partido Socialista de Euskadi, que se convirtió en un activo promotor de su desarrollo, durante el periodo en el que ejercimos las responsabilidades de Gobierno con el lehendakari Patxi López a la cabeza.

Durante ese periodo se aprobó el III Plan de apoyo a las familias (2011/2015), que integraba un total de 169 acciones, dirigidas a potenciar los servicios, medidas y políticas de apoyo a las familias. En esta última legislatura se ha suscrito el Pacto Vasco por las Familias y la Infancia (medida que proponía PSE-EE en su programa electoral para las elecciones autonómicas de 2016) y se ha elaborado el IV Plan Interinstitucional de apoyo a las familias (2018/2022).

A pesar de los innegables esfuerzos realizados desde las instituciones vascas para desarrollar políticas de apoyo, el diagnóstico de la situación de las familias sigue presentando aspectos negativos, que suponen obstáculos importantes para hacer realidad los proyectos familiares de una parte importante de la población. La estructura demográfica vasca sigue avanzando hacia situación de la infancia tiene un peso cada vez menor, debido al retraso en la formación familiar y en la edad del primer nacimiento, así como la reducción del número medio de hijos e hijas por mujer.

El gasto público vasco en políticas de familia apenas llega a un tercio del gasto medio del conjunto de la UE, en relación al PIB, y siguen existiendo dificultades para que una parte importante de la población de Euskadi pueda hacer efectiva la conciliación de sus responsabilidades familiares, laborales y personales. No se ha cumplido el mandato de la Ley 13/2008 de Apoyo a las Familias, que establece que “las administraciones públicas vascas procederán a extender progresivamente las prestaciones referentes a ayudas económicas directas por hijos e hijas menores de edad a cargo con el fin de alcanzar la convergencia con la Unión Europea en el horizonte del año 2020”.

Ante esta situación, l@s Socialistas Vasc@s reconocemos la importancia de las familias como núcleos de relación humana y de educación social, afectiva y comunitaria, y por ello apostamos decididamente por el desarrollo de políticas familiares que faciliten a las personas con responsabilidades familiares, y a aquellas que quieran constituir una familia, la realización de su proyecto vital en las mejores condiciones posibles. Un proyecto vital, el de la familia, que adquiere tantas formas diversas, como diversa es la sociedad vasca.

L@s Socialistas Vasc@s estamos convencidos de que la intervención pública de apoyo a las familias, supone una importante inversión social de cara al futuro y es una contribución esencial para avanzar en la cohesión de la sociedad en su conjunto.

Además, consideramos que ha llegado el momento de apostar decididamente por desarrollar una política familiar de suficiente articulación y alcance en Euskadi, que permita que las ciudadanas y los ciudadanos que decidan libremente constituir una familia, no se vean obligados a abandonar este proyecto por razones laborales o económicas.

Por ello, es necesario profundizar en el desarrollo de medidas que remuevan los obstáculos con los que se encuentran muchas ciudadanas y ciudadanos vascos a la hora de emprender una vida familiar, o a la hora de hacer frente a las responsabilidades familiares que han contraído. Asimismo, sigue siendo imprescindible que estas medidas tengan en cuenta la necesidad de avanzar en el reparto de las responsabilidades familiares que tradicionalmente han descansado sobre las mujeres.


Para llevarlo a cabo, proponemos las siguientes medidas:

  • Fortalecer el liderazgo del Gobierno Vasco en el desarrollo de una Política familiar coherente y cohesionada para todo el país, en colaboración con las diputaciones y ayuntamientos. Vinculado a ODS 5, 10
  • Cumplir progresivamente lo dispuesto en la Ley 13/2008, relativo a la extensión de las ayudas económicas por hijos e hijas a cargo, con el fin de alcanzar la convergencia con la Unión Europea. Vinculado a ODS 10
  • Extender las ayudas por el nacimiento y mantenimiento de hijas e hijos, hasta los seis años para los primeros y segundos y hasta los doce para los terceros. Vinculado a ODS 3, 10
  • Impulsar modificaciones normativas para la simplificación administrativa de las ayudas directas y estudiar su incorporación en la gestión de la política fiscal. Vinculado a ODS 10
  • Abrir una reflexión, junto a las Haciendas Forales, tendente a incorporar elementos de mayor progresividad en el tratamiento fiscal de las familias. Vinculado a ODS 10
  • Apoyar y fortalecer las políticas locales de familia, promoviendo servicios, programas y actividades para el fomento de la parentalidad positiva. Vinculado a ODS 5, 10
  • Realizar campañas de sensibilización que prestigien socialmente la economía de los cuidados, visibilizando la aportación que supone la economía productiva. Vinculado a ODS 5, 10
  • Desarrollar políticas públicas efectivas que posibiliten la corresponsabilidad, a través de medidas de sensibilización y formación que permitan el reparto de las tareas domésticas y de cuidado, entre hombres y mujeres. Vinculado a ODS 5, 10
  • Desarrollar un plan de cuidado de menores, complementario a las haurreskolak, que contemple fórmulas profesionalizadas de cuidado en el hogar. Vinculado a ODS 4, 5, 10
  • Impulsar programas de apoyo extraescolar y ocio comunitario, en colaboración con la política educativa. Vinculado a ODS 4, 5