Este sitio utiliza cookies, propias y de terceros, para dar un mejor servicio. Si continuas navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.
No te lo pierdas No te lo pierdas

Julio 2018

L M X J V S D
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31
Cerrar
PSE EUSKADI

PSE-EE PSOE Euskal Sozialistak

Documentos

compartir  compartir

Intervención de Idoia Mendia en la reunión del Grupo parlamentario Socialistas Vascos

Hemos querido compartir de forma abierta esta primera parte de la reunión del Grupo Parlamentario porque queremos que la ciudadanía sepa nuestras intenciones y objetivos en este nuevo periodo del Partido Socialista de Euskadi.

Hace un par de semanas hemos terminado un proceso largo y productivo, de debate y reflexión interna, para ponernos al día y, como decidió nuestro propio Congreso, ponernos de nuevo al servicio de las demandas de los vascos y las vascas, porque esa es nuestra razón de ser. Y acordamos también reforzar ese contacto a través de nuestras casas del pueblo y ezkertokis, tener un hilo directo entre lo que los vecinos de nuestros pueblos y barrios nos trasladan allí y lo que hacemos aquí, y viceversa, que es lo que explica la presencia de nuestro secretario de Organización, Miguel Ángel Morales.

Como es habitual en los socialistas, rendimos cuentas de lo que hemos venido haciendo, porque es algo que es ya ineludible en la actual sociedad, pero también porque es la mejor forma de analizar nuestro trabajo y detectar los puntos donde debemos reforzarlo.

Eta lan nabarmena egin dugu. Talde guztiekin akordioak lortu ditugu. Salbuespenik eta betorik gabe. Hauxe da legealdi hasieran finkatu genuen helburua, baita hurrengo urteetan ibili nahi dugun bidea ere.

Los socialistas vascos nos negamos a que, como en otros lugares, se deje abandonada a la ciudadanía. A que no ofrezcamos oportunidades a los jóvenes que buscan un empleo, a los desempleados que temen encadenarse a una muerte laboral en vida, a las mujeres que reclaman su espacio social y económico para desarrollar con plenitud e igualdad sus derechos, a los mayores que reclaman atención, a los trabajadores que quieren engancharse a la revolución tecnológica.

Nos habíamos comprometido a centrarnos en esas necesidades. Hoy podemos acreditar que condicionamos en todo lo que está a nuestro alcance las decisiones que afectaran a nuestros servicios públicos, las que van a permitir afianzar el empleo público, la lucha contra el fraude laboral, las que permitan nuevas iniciativas económicas que generen nuevos empleos de calidad, y las que permitan contar con los recursos suficientes para hacerlo posible, haciendo que pague más quien más tiene y que pague todo el mundo. Todo lo que dijimos que haríamos en este Gobierno lo estamos haciendo.

Y llegamos a este punto de la legislatura con nuevos deberes sobre la mesa. Sólo para este último trimestre del año nos esperan siete leyes impulsadas por el Gobierno o los grupos que le apoyamos. En un par de semanas llegará además el proyecto de presupuestos. Además, ha sido empeño nuestro adelantar la reforma de la RGI porque hay muchas familias que hoy no cuentan con esa protección y debemos desbloquear cuanto antes su situación.

Le seguirán nuevos proyectos, nuevas leyes, que van a necesitar el concurso de los consensos más amplios posible. Y encaminaremos las propuestas de reforma del servicio público de radiotelevisión para que pueda ser sentida como propia por todos, destierre de una vez el sectarismo y tenga garantizada su financiación mejorando su eficiencia.

Por eso los socialistas nos ratificamos en nuestro firme compromiso de mantener la senda que ya hemos marcado: la de contar con las aportaciones de todos y cada uno de los grupos para conseguir mejoras. Pero también con la firme determinación de que ni una sola de esas propuestas queden en un cajón porque las patrias, una vez más, olviden a los ciudadanos.

Baina kezkatzen gaitu lan hori guztia bertan behera uzteko arriskuak. Kezkatzen gaitu orain arte ireki ditugun ate guztiak ixteko saikaerak. Kezkatzen gaitu euskal herritarren benetako arazoak albo batean uzteak, beste lekuetan konpondu ezin izan dituzten proiektuak aurrera ateratzeko.

Larria da Katalunian gertatzen ari dena. Bai. Elkarbizitza zapuzten ari delako. Gobernuek beren erantzukizunei uko egin dietelako. Politika alde batera utzi dutelako, beren interes eta kalkulu elektoralak lehenesteko.

Eta onartezina da. Katalalunian arazo politiko bat daukagu. Eta soilik politikaren bitartez konpondu ahal izango dugu.

Badirudi, behingoz, akordio bat lortzeko aukera ireki dela. Eta ezin dugu alferrik galdu. Sozialistok luze daramagu paktuaren aldeko aldarria egiten. Eta ez dugu etsiko. Pluraltasuna, elkarbizitza eta legalitatea defendatu ditugu Katalunian (eta baita Euskadin ere). Eta hauxe da aurrerantzean mantenduko dugun jarrera.

Los Socialistas no somos indiferentes cuando desde un Gobierno se saltan todas las reglas, todas sin excepción, que ofrecen seguridad y certezas a la ciudadanía. No somos indiferentes cuando desde otro Gobierno se dejan pudrir los problemas hasta que lo que se pudre es la democracia, la libertad, la pluralidad y la convivencia.

Pero, sin ser ajenos ni indiferentes, los socialistas nos negamos a que esta Cámara quede sepultada bajo una estelada. Nos negamos porque aquí hemos sabido superar los desencuentros que tiñeron las páginas más oscuras de la democracia. Aquí hemos sabido reconstruir los puentes que se habían quebrado. Hemos recuperado el diálogo y el acuerdo entre diferentes como la mejor de las opciones para seguir construyendo juntos el país. Y estábamos recuperando las relaciones institucionales que desbloquearan los asuntos encallados.

Los socialistas nos quejamos de la insensibilidad de un Gobierno que abusó de su mayoría absoluta durante cinco años. Nos costó mucho desmontar todas y cada una de las excusas con las que Rajoy se envolvió para bloquear el desarrollo de nuestro autogobierno. Y nos comprometimos expresamente con una agenda de culminación de las transferencias pendientes que estaba encaminada y que no estamos dispuestos a que nadie quiera paralizarla. No queremos ni una excusa más, por parte de nadie, para no cumplir con la ley.

Por eso, insistimos en exigir el cumplimiento íntegro del Estatuto, y que las conversaciones previstas entre los Gobiernos de España y Euskadi no queden postergadas por cuitas partidarias. Los socialistas exigimos el cumplimiento del Estatuto y la Constitución sin perjuicio de sus modificaciones

Mañana la ponencia de autogobierno debe fijar la hoja de ruta con la que queremos mejorar todos los instrumentos que nos posibilitan abordar todos los asuntos que ya he citado. Los socialistas sabemos que lo que ocurre en Cataluña es justo lo que no queremos que se replique aquí.

Pero además, se atisba la posibilidad de abrir un diálogo profundo sobre la revisión de nuestra Constitución, de nuestro pacto de convivencia entre las distintas comunidades y pueblos de España. Y creemos que este Parlamento no puede obviar esa posibilidad. Resultaría llamativo que una Cámara que está constantemente hablando sobre Cataluña sin ofrecer ninguna solución desprecie la puerta que se abre para hacer más fuerte nuestro autogobierno, con competencias blindadas y derechos sociales garantizados, con mayor presencia en Europa….

Eso es lo que propusimos negro sobre blanco hace 21 meses y está registrado. Los socialistas no tenemos una idea de país cada día. Tenemos una idea de país para garantizar la pluralidad y la convivencia en las próximas décadas.

Lo dije en la propia ponencia el pasado mes de junio. Lo ratifiqué en el Pleno de Política General y, ante los trabajos que tenemos desde mañana por delante, lo vuelvo a plantear: una reforma constitucional previa, además con plazos tasados, debe lograr que nuestras competencias, las que tenemos y las que tengamos, dejen de estar sometidas al recurso permanente, y que se fijen reglas claras de seguridad jurídica, solidaridad y lealtad.

Los socialistas plantearemos mañana que todos los trabajos que hemos realizado en ésta y en la pasada legislatura, todos los informes y transcripciones de comparecencias, se trasladen a la Comisión del Diálogo abierta en el Congreso de los Diputados. Porque hemos escuchado a relevantes personalidades hablar de los límites y de las posibilidades que ofrecen la Constitución y sus reformas, de las demandas de mayor autogobierno, de las singularidades y de derechos sociales. Hagamos esa aportación como Parlamento vasco al debate ineludible en el conjunto de España.

Ahora bien. Si una mayoría de esta Cámara prefiere no esperar, todos deberemos aceptar de inicio los límites legales en los que nos movemos. Blindemos derechos sociales y saquemos la política de los tribunales. Pero sin desbordar nunca la legalidad porque hacerlo sería bloquear la posibilidad de mejoras y condenar a los vascos a la melancolía permanente y a dejar que germinen los posos de donde surgen luego los problemas irresolubles.

Como tampoco estamos dispuestos a perder el tren de la convivencia. Dentro de tres días se cumplirán seis años desde que en Euskadi, por primera vez, se respiró libertad. Seis años en los que nadie siente la amenaza de ser asesinado por pensar como piensa. Seis años en los que la sociedad ha asumido como bien mayor una voluntad de convivencia. Seis años en los que la banda terrorista ETA sigue sin anunciar su disolución definitiva, aunque haya perdido cualquier capacidad de influir en la vida de las personas. Los socialistas nos sentimos orgullosos de haber legado de nuestros últimos Gobiernos en España y Euskadi la paz. Y los socialistas queremos sentirnos orgullosos de dejar a quienes nos sigan la convivencia

Por tanto, este es nuestro objetivo. Ni dejar pudrir problemas ni desbordar la legalidad. A partir de ahí, nos presentamos con una voluntad clara de tender la mano a todos los que quieran sumar en las leyes y planes, a quienes quieran participar de unos presupuestos para los que vamos a contar con más recursos, a quienes crean que no podemos dejar pasar de nuevo el tren de modernizar Euskadi y de ponerle en el siglo XXI.

Por eso este grupo parlamentario tendrá como guía el mandato recibido del Octavo Congreso del partido: ser esencialmente útiles, seguir marcando desde la izquierda las políticas de este país, con una agenda social neta y teniendo presente en cada una de nuestras actuaciones que el sentimiento que más une en Euskadi, por encima de cualquier identidad nacional, es el de un país que progresa reconociendo al diferente, pactando con él y orgulloso de sus servicios públicos, de los derechos conquistados y de la solidaridad.

Los socialistas no vamos a despistarnos con otras cosas. Euskadi no se puede permitir despistes. Sin rehuir un solo debate, sin ser ajenos a nuestro entorno, mantenemos que tenemos una oportunidad a nuestro alcance que no podemos permitirnos el lujo de desaprovechar. Y desde luego nosotros no lo vamos a hacer.