Este sitio utiliza cookies, propias y de terceros, para dar un mejor servicio. Si continuas navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.
No te lo pierdas No te lo pierdas

Noviembre 2018

L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30
Cerrar
PSE EUSKADI

PSE-EE PSOE Euskal Sozialistak

Noticias

compartir  compartir

  •   Presupuestos 2018

El presupuesto del Departamento de Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda se incrementa un 8,4% y cuenta este año con 223,3 millones de euros

A partir de enero se pone en marcha el programa Gaztelagun de ayuda al alquiler para la emancipación de la personas jóvenes, con un presupuesto de 5 millones de euros

Se llevará a cabo la mejora y ampliación de la red de calidad del aire de Euskadi, que contará en 2019 con un presupuesto de 1,2 millones de euros y una inversión extraordinaria de 1,8 millones adicionales

Las políticas de vivienda dispondrán de un presupuesto consolidado de 276,7 millones si se suman al programa del Departamento, los presupuestos de las sociedades públicas Alokabide y Visesa

Foto 1
El consejero de Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda, Iñaki Arriola, y parte de su equipo, durante la comparecencia en el Parlamento Vasco para dar cuenta del proyecto de Presupuestos para el año 2018 | Foto: IREKIA

 

El Departamento de Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda va a disponer en 2019 de un presupuesto de 223,3 millones de euros, lo que supone un incremento del 8,4% sobre el gasto disponible en 2018. Se trata del Departamento que más crece en términos porcentuales de todo el Gobierno Vasco. 

La cantidad más importante en términos absolutos corresponde al área de Vivienda, con 141,8 millones de euros; una cuantía que asciende a 276,7 millones si se suman los presupuestos de sus sociedades públicas Alokabide y Visesa.

El área de Medio Ambiente, por su parte, va a gestionar 65,8 millones y la de Planificación Territorial, 9,4 millones.

MEDIO AMBIENTE

El presupuesto del área medioambiental asciende a 65,8 millones de euros, un 1,29% más que en 2018 y se articula en torno a los 6 objetivos estratégicos.

  1. Protección del Patrimonio Natural (patrimonio natural, reserva de Urdaibai, restauración de la bahía de Txingudi, restauraciones ambientales, proyectos de investigación, Valle Salado, geodiversidad) con un presupuesto de 4,6 millones de euros de la Dirección de Patrimonio Natural y Cambio Climático (4.520.274) y de Ihobe (110.000).
  2. Economía baja en carbono y eficiente en recursos. Las actuaciones en economía circular, gestión de residuos y cambio climático cuentan con un presupuesto de 4,1 millones de euros (600.000 del Departamento y 3.546.894 de Ihobe).
  3. Medio ambiente saludable. Calidad ambiental, que cuenta con un presupuesto de 41,9 millones de euros.

En este capítulo se Incluyen las transferencias del Departamento a la Agencia Vasca del Agua – URA por valor de 37,5 millones. Por su parte, a la mejora de la red de calidad del aire se destinan 1,2 millones de euros, a los que hay que añadir una inversión extraordinaria de 1,8 millones adicionales para su modernización, adquisición de nuevas unidades móviles y realización de estudios. Dentro de este objetivo se encuentran también las actuaciones para la regeneración de áreas degradadas, bien por suelos contaminados o ruinas industriales, y el apoyo a las tareas de Evaluación de Impacto Ambiental. 

  1. Sostenibilidad del Territorio, con un presupuesto de 2,1 millones de euros ( 1.823.565 de la Dirección de Patrimonio Natural y Cambio Climático y 353.000 de Ihobe)
  2. Integración ambiental. El programa de Educación Ambiental cuenta con 2,67 millones de euros (1.951.544 de la Dirección de Patrimonio Natural y Cambio Climático y 1.078.073 de Ihobe). En este capítulo, el desarrollo de la Agenda 21 escolar absorbe 750.000 euros y los programas y actividades desarrollados por Ekoetxeak, Aztertu e Ingurugelak 1,4 millones de euros

La mejora de la Administración Ambiental, por su parte, dispone de 1.2 millones (949.021 euros de la Dirección de Patrimonio Natural y Cambio Climático y 254.100  de Ihobe) centrados sobre todo en el desarrollo del nuevo Sistema de Gestión Ambiental (353.045 euros)  y las actuaciones de inspección ambiental (445.976 euros)

  1. Proyección y responsabilidad internacional de Euskadi, con 53.500 euros de Ihobe.

 

El próximo ejercicio se procederá a la evaluación del actual Programa Marco Ambiental y la redacción del nuevo Programa Marco. Se prevé finalizar también la elaboración de los proyectos de la Ley de Administración Ambiental y de la Ley de Conservación del Patrimonio Natural, y dar paso al proceso de participación y tramitación del proyecto de la Ley Vasca de Cambio Climático

La Sociedad Pública de Gestión Ambiental, Ihobe cuenta para 2019 con un presupuesto de 10,97 millones de euros, 9,46 aportados por el Departamento y 1,5 de ingresos propios.

La Agencia Vasca del Agua-URA, por su parte, dispone de un presupuesto de 42,9 millones de euros, de los que el 37,5 millones son ingresos provenientes de la aportación que realiza el Departamento. Pero también cuenta con 4,6 millones de ingresos propios y 750.000 euros de otras subvenciones.

Sus principales actuaciones en 2019 van a consistir en obras de ordenación, encauzamiento y defensa contra inundaciones, proyectos de mantenimiento y reparación de cauces y mejora del sistema de prevención de inundaciones por valor de 10,5 millones de euros.

También llevará a cabo actuaciones inversoras para otros entes (fundamentalmente consorcios, ayuntamientos y otras entidades), en materia de abastecimiento y saneamiento de aguas por valor de 10 millones de euros.

PLANIFICACIÓN TERRITORIAL

El área de Planificación Territorial, Urbanismo y Regeneración Urbana va a disponer de un presupuesto de 9,4 millones de euros, un 18% más que en 2018.  Sus actuaciones se centran en cinco ejes:

  1. La planificación territorial, con una dotación de 759.000 euros al servicio de los siguientes objetivos: la apuesta por un territorio equilibrado, cohesionado y sostenible y la puesta en valor del paisaje.
  2. El impulso a la Agenda urbana de Euskadi-Bultzatu 2050, desarrollando uno de los objetivos de la Agenda de Euskadi 2030, el Objetivo de Desarrollo Sostenible 11 relativo a ciudades y comunidades sostenibles de nuestro territorio.
  3. La regeneración urbana integral, con un presupuesto de 5,1 millones de euros.
  4. La apuesta por la integración de la perspectiva de género en los planes y actuaciones. Este eje cuenta, además, con una línea de subvenciones, ya iniciada el pasado año, de 200.000 euros para entidades locales.
  5. La información geográfica territorial, que cuenta con 880.000 euros.

El presupuesto destinado a la regeneración urbana asciende a 5.132.000 euros, lo que supone un incremento neto de más de 1,5 millones. A esta cantidad específica hay que añadir las partidas que desde el área de Vivienda se destinan, mediante subvenciones a la rehabilitación y la accesibilidad de viviendas, a la regeneración de barrios incluidos en este programa.

Sestao Berri recibirá 1,7 millones de euros (incluye créditos de compromiso) para el proyecto de regeneración Txabarri-El Sol de Sestao, en el que el Departamento y Visesa llevan invertidos, hasta la fecha más de 40 millones de euros. A su vez, Visesa recibirá 1,5 millones de euros para la rehabilitación integral del barrio de Coronación de Vitoria-Gasteiz, culminando una aportación global del Departamento de 7,61 millones de euros en esta operación.

El propósito es dar continuidad a la intervención en barrios vulnerables con actuaciones de regeneración urbana de carácter integral, en coordinación con los municipios y mediante la colaboración público-privada, buscando el máximo impacto.

VIVIENDA

En lo que se refiere al área de Vivienda, el presupuesto del Departamento asciende a 141,8 millones de euros, lo que representa un incremento de casi el 12% en relación a 2017. Pero, para determinar la capacidad presupuestaria de las políticas de gasto directo en materia de vivienda para este ejercicio, debemos incorporar al análisis los presupuestos de las sociedades públicas Visesa y Alokabide. Así, para 2018, Visesa dispone de un presupuesto de gastos de 117,5 millones de euros, y Alokabide de 84,1 millones de euros.

En conjunto, el presupuesto de gastos en vivienda, sumando el Departamento y sus sociedades públicas adscritas, se sitúa en 342,4 millones de euros, y supone un presupuesto consolidado (una vez descontadas las operaciones y transferencias internas) de 276,7 millones. Esta cifra representa un incremento del 6% con respecto al año anterior.  

De esta cifra total, el 72% es gasto directamente imputable a políticas de alquiler y el 22% es gasto imputable a políticas de rehabilitación urbana. En términos netos, descontando la rehabilitación, el 92% del gasto directo del programa de vivienda se asigna a políticas de alquiler: es decir,  por encima de los términos fijados en la Ley de Vivienda.

Concretamente, el 88% de la iniciativa de los entes públicos de vivienda se destinan al alquiler. Así, se prevé iniciar 1.075 viviendas de protección pública y alojamientos dotacionales sujetos a iniciativa pública, de los cuales 950 lo serán en alquiler. De estos últimos, 250 los promoverá el Departamento (26,4 millones de ¤ en créditos de pago y compromisos), 350 Visesa (7,4 millones), 125 ayuntamientos (12,0 millones) y 75 serán promovidos sobre suelos del Departamento por cooperativas en régimen de cesión de uso.

En el caso del contrato programa con Visesa,  el 74% de su actividad (350 viviendas de un  total de 475 a iniciar) lo serán en alquiler, porcentaje que alcanzará ya el 100% en 2020, con el inicio de 475 viviendas íntegramente en alquiler.

Es destacable, asimismo, el peso que tienen en Visesa las actuaciones de rehabilitación urbana, innovación y sostenibilidad energética y social, lo que supone un giro radical en su orientación, muy volcada en el pasado a la vivienda en régimen de venta.

El programa de Vivienda se centra en varios objetivos:

  1. Desarrollar reglamentariamente la Ley de Vivienda y garantizar el Derecho Subjetivo a la Vivienda. Al cierre de 2019 se habrán desarrollado hasta 8 reglamentos de la Ley, incluyendo algunos de los más decisivos para su implementación operativa, como son el Derecho del Derecho Subjetivo a la Vivienda y el Decreto de Viviendas Deshabitadas.Para satisfacer este derecho, en 2018 se adjudicarán viviendas en alquiler mediante la rotación del parque público gestionado por Alokabide, las nuevas captaciones de Bizigune, la adjudicación de nuevas viviendas sociales y alojamientos dotacionales, y el pago de prestaciones económicas de vivienda (PEV). Se estima en 5.000 el número de hogares que tendrán reconocido el DSV al cierre de ejercicio. La partida destinada a cubrir las prestaciones económicas de vivienda se ha dotado con una partida ampliable de 3 millones de euros.
  2. Incrementar la oferta pública de alquiler a precios asequibles. En 2019 se iniciarán 950 alojamientos dotacionales y viviendas protegidas de alquiler y se van a intensificar el esfuerzo y los recursos para movilizar para el alquiler viviendas de particulares deshabitadas, a través de los programas de intermediación. La previsión es que al cierre de 2019 Bizigune cuente con 5.900 viviendas captadas y ASAP con 500.

En 2019 entrará en vigor el nuevo Programa GAZTELAGUN 2018-2021, que busca apoyar el acceso al disfrute de una vivienda digna y adecuada en régimen de alquiler a las personas jóvenes vascas, mediante la concesión de ayudas directas para el abono de parte de la renta facilitando así su emancipación. Se plantea como objetivo conceder ayudas directas a 6.000 personas jóvenes entre 23 y 35 años hasta 2021 (2.500 de ellos en 2019), destinando para ello 50,75 millones de euros (5 millones de euros en 2019).

  1. Implementar una nueva política de rehabilitación. El próximo año más de 1 de cada 5 euros de gasto en vivienda se destinarán a políticas de rehabilitación urbana. Con ellas se pretende renovar nuestro envejecido parque de vivienda, mejorando la accesibilidad, sus condiciones de energéticas y de habitabilidad, y favoreciendo la integración social de las personas que viven en los barrios más degradados. El Plan Renove Rehabilitación concentrará todas las actuaciones que se lleven a cabo y contará con 21 millones para subvencionar a particulares y comunidades de propietarios la rehabilitación de edificios y viviendas, 6,3 millones para la financiación de proyectos de accesibilidad y supresión de barreras arquitectónicas por parte de entidades locales y otros 6,4 millones para el fomento de la eficiencia energética de grupos de edificios, mediante operaciones integrales de rehabilitación. 
  2. Optimizar la eficiencia de la política de vivienda.En 2019 se va a evaluar tres de los procesos operativos más destacados del programa de vivienda (Etxebide, Bizilagun y Etxebizitza) para medir la satisfacción de las personas  usuarias de dichos servicios públicos. También se va a acometer la Evaluación intermedia del Plan Director de Vivienda 2018-2020, para determinar el nivel de cumplimiento de las medidas y objetivos establecidos, teniendo en cuenta los criterios de eficacia (nivel de logro de los objetivos previstos), eficiencia (relación entre los logros y su coste), equidad e impacto.

En lo que respecta al control de la función social de la vivienda, se continuará el trabajo que se viene haciendo en el parque público protegido con la inspección de otras 9.500 viviendas.