Este sitio utiliza cookies, propias y de terceros, para dar un mejor servicio. Si continuas navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.
No te lo pierdas No te lo pierdas

Diciembre 2017

L M X J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
Cerrar
PSE EUSKADI

PSE-EE PSOE Euskal Sozialistak

Educación: la base para el futuro

compartir  compartir

 

1. El valor de la Educación.
2. Referencia de contexto.
3. La Escuela Pública Vasca.
4. El binomio de la calidad educativa: equidad + excelencia.
5. Del bilingüismo al trilingüismo.
6. Un pacto educativo para una Ley Vasca de Educación.
7. Por una formación profesional vasca integrada.
8. Universidad e Investigación.

 


1. EL VALOR DE LA EDUCACIÓN.

La educación siempre ha sido y será una prioridad para los Socialistas vascos. La educación de un país define su sociedad, es su mejor acreditación. Es el primer factor de progreso, tanto individual como colectivo, una de las piezas esenciales para promover la igualdad de oportunidades y un instrumento fundamental en la construcción de una convivencia democrática, solidaria y responsable.

La calidad de una educación para todas las personas se consigue sobre la base de un proyecto de futuro, moderno y plural que gire alrededor de una Escuela Pública Vasca de excelencia. Una educación pública, laica, de calidad, científica y con valores.

La propuesta educativa de l@s Socialistas Vasc@s se basa en los valores de igualdad, convivencia e inclusión, así como los de mérito, excelencia y promoción del talento. Trabajamos por una escuela inclusiva para una sociedad inclusiva.

Por ello nos proponemos impulsar un modelo de educación integral adecuada a la ciudadanía vasca del siglo XXI, en la que se combine la cultura científica y las humanidades, que se complete con las artes y el deporte, con un aprendizaje a lo largo de la vida, y en el que se dote al alumnado de una visión crítica y transformadora de la realidad.

La educación es, asimismo, un factor de progreso económico de primer orden, vital para reorientar y consolidar nuestro modelo de crecimiento económico, incrementar la competitividad de nuestro tejido productivo y permitir una salida reforzada de la crisis económica. La acumulación de capital humano bien formado tiene en Euskadi una importancia estratégica. Es lo que nos permitirá avanzar en el plano individual y como país.

La educación así entendida no es un gasto, sino una inversión en futuro, irrenunciable para generar desarrollo económico y bienestar social. Invertir en educación es hacerlo en cohesión social y en competitividad.

 


2. REFERENCIAS DE CONTEXTO.

La educación vasca tiene algunas características propias y específicas que le diferencian de otros sistemas educativos: su carácter bilingüe, la distinta situación sociolingüística de las dos lenguas oficiales, el equilibrio entre redes educativas, su potente y continuada atención a las necesidades educativas de todo el alumnado desde un planteamiento inclusivo o su diversidad territorial. Todas estas características dibujan un sistema educativo muy complejo.

Estos hechos diferenciadores han provocado, por un lado, que en algunos aspectos sea un sistema difícilmente comparable con otros sistemas educativos más o menos cercanos y que cualquier propuesta de cambio deba tener en cuenta esta complejidad. Y, por otro lado, que en algunos momentos nos hayamos abstraído en exceso en nuestra especificidad, alejándonos de las líneas clave del debate que a nivel mundial están cogiendo más fuerza sobre la necesidad de un profundo cambio en educación.

Este es la situación en la que nos venimos encontrando durante esta última legislatura de Gobierno nacionalista. Cuatro años de ensimismamiento que nos están aislando de los referentes europeos y alejando de las ocho destrezas básicas para este siglo que miden estudios internacionales reconocidos como PISA, PIRLS, TIMSS o PIAAC.

Mientras el mundo se mueve en un contexto de transformación educativa coherente con la actual globalización, la complejidad y la fragmentación social, la educación vasca ha perdido la vocación innovadora de la legislatura precedente y parece anquilosada en un espacio de comodidad y autosatisfacción que le impide avanzar.

Se percibe una clara falta de tensión en el sistema. Hay una evidente carencia de objetivos claros y ambiciosos en la línea de los cambios que se están dando a nivel internacional. Se han dejado morir proyectos clave como el trilingüismo o la digitalización de la escuela; y han perdido fuerza proyectos asentados y asumidos por toda la comunidad educativa, como la evaluación de diagnóstico y los planes de mejora de centros. En definitiva, hemos vivido con el Gobierno nacionalista un periodo caracterizado por la incapacidad de gestión, que ha logrado poner a toda la comunidad educativa en contra del único resultado palpable de esta legislatura: el proyecto Heziberri.

Las consecuencias son graves. La evaluación de diagnóstico de 2015 muestra una progresiva tendencia en el empeoramiento de resultados ya observados en la edición de 2013. Se ha empeorado en todo: en las competencias lingüísticas y en las no lingüísticas; en la educación primaria y en la secundaria obligatoria; y no se ha seguido con la intensidad y atención que merecen los Planes de Mejora de los centros.

El resultado es atonía y retroceso. Hoy hemos de recorrer más distancia para poder llegar al lugar en el que estábamos en 2012.

 


3. LA ESCUELA PÚBLICA VASCA.

La escuela pública debe ocupar la centralidad de nuestro sistema educativo, como garantía del ejercicio efectivo del derecho universal a una educación de calidad en todo lugar y bajo cualquier circunstancia. Es para l@s Socialistas el referente y eje vertebrador del sistema y, como tal, debe ser objeto de atención preferente en la distribución de los recursos públicos destinados a la educación.

Defendemos una escuela pública que sea competitiva en términos de conocimiento y de formación.

Proponemos que el desarrollo de la Escuela Pública Vasca se estructure en torno a Planes Estratégicos de carácter cuatrienal, que establezcan los objetivos de cada periodo, los recursos materiales y humanos para su desarrollo, la mejora de las infraestructuras y de la estabilidad de equipos directivos y docentes. Planes que permitan coordinar las diferentes actuaciones, con un seguimiento cercano y una evaluación rigurosa de los resultados, incentivando a aquellos centros docentes que cumplan los objetivos señalados y apoyando a aquellos que tengan más dificultades.

Defendemos establecer medidas que nos permitan alcanzar el 85% de equipos directivos estables, comprometidos y con liderazgo.

Nos proponemos mejorar la tasa de continuidad del profesorado de cada centro hasta un 90%, favoreciendo así la permanencia de los proyectos educativos de centro y optimizando la calidad de la educación que ofrecen.

Hacemos una apuesta inequívoca por la educación inclusiva, por la cohesión social y por la gestión de la diversidad; y por eso queremos una escuela pública para todos. En esta línea, asumimos los siguientes compromisos:

  • Dar una respuesta integral a la creciente segregación del alumnado en la escuela vasca.
  • Poner en marcha una Oficina de Matriculación territorial única para dar información a las familias y llevar a cabo el proceso de matriculación.
  • Cumplir la ley con la reserva de espacio en cada aula para matriculaciones fuera de plazo.
  • Evitar prácticas selectivas en centros concertados, expresamente prohibidas por la ley.
  • Reforzar las Comisiones de escolarización con la presencia de representantes del profesorado y de las familias.
  • Apoyar específicamente a los centros con recursos humanos y materiales, para responder a una mayor diversidad social y revertir procesos ya existentes de concentración excesiva de alumnado de origen extranjero.
  • Apostamos por una Escuela Pública Trilingüe y abierta a las tecnologías.
  • Proponemos la creación de un Consejo Social de la Escuela Pública Vasca.

 


4. EL BINOMIO DE LA CALIDAD EDUCATIVA: EQUIDAD + EXCELENCIA.

A menudo hay quien contrapone la excelencia a la equidad y pretende vincular equidad solo con mediocridad. En ese modelo se entiende la excelencia como la búsqueda de niveles de logro muy elevados para unos pocos alumnos, los que tienen “talento”, y se ve al resto del alumnado como posible obstáculo para el progreso de una minoría. Este modelo lleva a que determinados centros escolares busquen seleccionar a su alumnado introduciendo todo tipo de falacias con el pretexto de ofrecer mayor calidad.

L@s Socialistas entendemos la excelencia como una cualidad colectiva que exige impulsar políticas de calidad educativa y de igualdad social a lo largo de la escolarización. Sin cohesión social la excelencia pierde todo el sentido.

Solo los países con sistemas educativos que buscan la mejora del nivel medio de formación y de cualificación de todos y cada uno de los estudiantes producen saltos en sus niveles de productividad y competitividad.

Más aún, la exclusión como medio para obtener elevados rendimientos es más una coartada ideológica que un hecho que se soporta en datos. Estos, por el contrario, avalan que la excelencia de los sistemas educativos pasa por la estrategia de inclusión.

La inclusión, que incluye también atender al alumnado de Altas Capacidades, es por tanto el modelo que propugnamos. Esta idea de inclusión exige la corresponsabilidad de todos los agentes educativos, centros públicos y privados concertados, familias, agentes sociales y profesorado.

Sin duda, la educación vasca goza de unos excelentes indicadores, superiores a los de nuestro entorno y al de muchos países europeos. Sin embargo, la búsqueda de un sistema educativo equitativo y de excelencia nos obliga a establecer objetivos de mejora más ambiciosos de cara a 2020. En este sentido nos proponemos conseguir:

  • 100% de escolarización a partir de los 2 años y atención a toda la demanda en edades inferiores.
  • Reducción del abandono temprano de la educación y la formación hasta el 8% (en 2015, la tasa es del 9,4%).
  •  63% de titulados en educación superior (universitaria y no universitaria) entre 30 y 34 años (en 2014, 58,5%).
  • 15% de aprendizaje a lo largo de la vida entre 25 y 64 años.
  • 90% de tasa de titulados en ESO y del 95% con titulación de ESO o superior en la franja de 20-24 años.
  • 85% de finalización de la educación secundaria post-obligatoria de 20 a 24 años (en 2013, 84,7%).
  • 78% de tasa de idoneidad a los 15 años (en 2013, 74%).
  • 93% de tasa de idoneidad a los 12 años (en 2013, 91%).
  • 87% de tasa bruta de graduados en ESO (en 2013, 85,4%).

Según señalan los informes internacionales que han estudiado y analizado los procesos de cambio y mejora hacia la excelencia de los sistema educativos, los factores socioeconómicos y culturales, como el PIB o el número de inmigrantes, influyen en menor medida (alrededor de un 16%) en el rendimiento que otros factores como el nivel de formación, capacitación y profesionalización docente. Lo que caracteriza un sistema educativo de excelencia es preferentemente la calidad de los procesos educativos en los centros, enfocados hacia la individualización o personalización de la enseñanza, y la autonomía de centro, basada en la responsabilidad y en la rendición de cuentas.

Por ello proponemos:

  • Avanzar y profundizar de manera intensa en la autonomía de los centros públicos, tanto en los aspectos curriculares y pedagógicos como, hasta donde sea posible, en los de selección y gestión del personal, con el fin de posibilitar el desarrollo de proyectos propios, adaptados a las características de su alumnado, de sus familias y de su entorno sociocultural y lingüístico.
  • Revisar el enfoque de los programas de formación y asesoramiento del profesorado, así como la estructura, funciones y figuras actuales de los servicios de apoyo y de evaluación del sistema. Y hacerlo contando con el personal que actualmente se ocupa de estas tareas.
  • Impulsar procesos de formación que generen un aumento de la profesionalización docente:
    • Refuerzo de programas de formación y aprendizaje entre iguales y aprendizaje mutuo.
    • Identificación de prácticas educativas de éxito y altamente eficaces, y desarrollo de mecanismos para compartir estas formas de trabajo con todas las escuelas.
    • Incremento del trabajo en redes de colaboración e intercambio entre escuelas.
    • Creación de la figura del docente experto, con profesorado de desempeño profesional excelente, para apoyar y entrenar a otros docentes, y estudiar la posibilidad de poner en marcha programas de rotación y adscripción temporal de este profesorado entre centros.
    • Plan estratégico de formación inicial, selección y tutorización del nuevo profesorado en colaboración con escuelas y facultades universitarias.
    • Establecimiento de un sistema consensuado de evaluación y reconocimiento de la práctica docente, superando el principio uniformador que ha regido las condiciones labores del profesorado, a partir de la definición de los perfiles profesionales docentes y teniendo en cuenta los distintos niveles de enseñanza, las funciones a desempeñar y las nuevas necesidades educativas.
    • Refuerzo de las relaciones entre la universidad y los centros que estén desarrollando experiencias innovadoras que puedan ligarse a la formación inicial de los futuros docentes.
    • Establecimiento de la figura del profesorado-mentor de quienes inicien su práctica docente.
  • Poner en marcha una amplia campaña que favorezca el prestigio social de la profesión docente, con la colaboración de los diferentes sectores de la comunidad educativa (agrupaciones, familias, sindicatos, etc.).
  • Fortalecer el liderazgo pedagógico de las direcciones a través del refuerzo del personal administrativo que permita reducir las tareas burocráticas de la dirección, de forma que esta pueda centrarse en aspectos pedagógicos, relaciones grupales, organización de su profesorado e impulso de planes propios de mejora y excelencia.
  • Impulsar un nuevo Plan de Mejora de los resultados escolares. La excelencia de los indicadores educativos debe venir acompañada por una mejora de los resultados escolares, tanto en la evaluación de diagnóstico iniciada en 2009, como en evaluaciones internacionales, como PISA, consideradas estratégicas para nuestro sistema educativo. En este sentido nos proponemos:
    • Mejorar un 5% en las competencias básicas medidas en la evaluación de diagnóstico de Enseñanza Primaria y ESO.
    • Reducir el porcentaje de alumnado situado en los niveles bajos de rendimiento en PISA, ligados a los objetivos 2020 europeos:
      • Al 14% en Comprensión lectora (en 2012, 14,4%).
      • Al 15% en Competencia matemática (en 2012, 15,5%).
      • Al 11% en Competencia científica (en 2012, 11,7%).
    • Aumentar el porcentaje de alumnado situado en los niveles de excelencia de PISA:
      • Al 7% en Comprensión lectora (en 2012, 5%).
      • Al 11% en Competencia matemática (en 2012, 10,4%).
      • Al 6% en Competencia científica (en 2012, 4,7%).
  • Fortalecer y mejorar el modelo de las evaluaciones diagnósticas de 4º de Educación Primaria y 2º de ESO, estrechamente ligadas a los Planes de Mejora de cada centro, así como incrementar los procesos de autoevaluación docente y de centro.
  • Actualizar y profundizar en las medidas contempladas en el “Plan estratégico de atención a la diversidad en el marco de una escuela inclusiva” que l@s Socialistas elaboramos para el horizonte temporal 2012-16 y que ha sido escasamente desarrollado y evaluado durante el pasado mandato, promoviendo un nuevo plan para la legislatura y que incluya la atención integral a todo el alumnado.
  • Promover la igualdad de oportunidades para el aprendizaje en todas las enseñanzas, independientemente del lugar de residencia, situación personal, sociocultural y económica o del centro en el que se escolarice, buscando la excelencia en todos y cada uno de los centros educativos.
  • Impulsar el conocimiento científico y tecnológico como base de una eventual cantera de investigadores excelentes que nos permitirá competir como sociedad por valor añadido.
  • Potenciar el desarrollo de Planes de Igualdad y Convivencia en los centros educativos, con formación para el profesorado y los equipos de orientación.
  • Reforzar los programas de Atención temprana a las dificultades de los niños y niñas, mejorando el protocolo existente y la gestión de su aplicación.
  • Promover cambios en los procesos de enseñanza-aprendizaje y, de forma específica, en los aspectos metodológicos. Enseñar mejor para aprender mejor: implementar cambios en los roles y tareas docentes, dando una papel más activo al alumnado, pasando de un modelo de transmisión y memorización del conocimiento a otro en el que el profesorado se convierta en guía que ayuda a desarrollar competencias en distintos contextos de aprendizaje.
  • Ofrecer un tratamiento específico e inmediato al alumnado con mayores dificultades de aprendizaje.
  • Desarrollar un programa definido para el tratamiento adecuado del alumnado de altas capacidades.
  • Priorizar la inversión en educación, con la aspiración de alcanzar en un futuro un 5% del PIB.
  • Proseguir en la modernización tecnológica de la educación.

 


5. DEL BILINGÜISMO AL TRILINGÜISMO.

La escuela ha sido y es el principal factor de extensión del conocimiento del euskera hasta cotas poco imaginables a la vista de los ritmos en que suelen producirse los procesos sociolingüísticos. De hecho, este proceso de recuperación del conocimiento y uso del euskera es objeto de atención internacional y se toma como ejemplo para ser aplicado en situaciones similares. Aun siendo conscientes de los límites de la institución educativa, hay que perseverar y mejorar en la extensión del uso del euskera, para lo que se precisa la colaboración de la sociedad vasca.

Por otro lado, el proceso de experimentación y evaluación del Marco de Educación Trilingüe (MET) puesto en marcha durante el mandato del Gobierno de Patxi López ha ofrecido unos resultados muy clarificadores y difícilmente rebatibles. Pese a las prevenciones iniciales, más o menos interesadas, se ha demostrado que la impartición de una materia en inglés produce una mejora significativa en el conocimiento de esta lengua sin que afecte a la progresión en euskera y castellano y en las materias no lingüísticas. En definitiva, era y es posible afianzar el euskera, consolidar el bilingüismo y producir una mejora sustancial en inglés.

Pese a esta evidencia científica verificada a través del proceso de experimentación llevado a cabo en 118 centros educativos de Primaria y Secundaria, el Gobierno de Urkullu ha sido incapaz de presentar una nueva propuesta lingüística para la educación vasca.

Ha sido la suya toda una legislatura perdida. Peor aún, la falta de una propuesta de generalización progresiva del trilingüismo ha provocado un fuerte desequilibrio en el acceso a un buen conocimiento del inglés, que se desarrolla de una manera muy desigual entre ambas redes educativas, cuestionando gravemente el principio de equidad educativa y provocando la apertura de una preocupante brecha lingüística de graves consecuencias personales, laborales y sociales.

L@s Socialistas queremos el inglés para todos (atendiendo también al francés en zonas cercanas al ámbito francófono). Creemos que, sobre la base del Marco de Educación Trilingüe, ha llegado el momento de generalizar un sistema educativo trilingüe, superador de los actuales modelos lingüísticos, a incorporar en el Proyecto Lingüístico de cada centro, en función de sus características específicas. Es hora ya de dar el paso de una educación bilingüe a otra trilingüe, que debe plasmarse de tal modo en la futura Ley Vasca de Educación.

Se elaborará un plan estratégico del sistema educativo vasco para la progresiva extensión de trilingüismo en todos los centros educativos, en el que, partiendo de un diagnóstico de la situación actual, se fijen los objetivos a corto y medio plazo, las necesidades de formación y los recursos humanos y materiales para su desarrollo.

Además, con carácter inmediato:

  • Se iniciará la enseñanza de, al menos, una materia en inglés a partir de 4º curso de Educación Primaria en todos los centros educativos vascos, que progresará un curso cada año.
  • Se implementará un Plan específico de Formación Lingüística y Metodológica del profesorado en lenguas extranjeras, con su correspondiente dotación presupuestaria, que permita mejorar la competencia del profesorado en la didáctica de las lenguas y en su tratamiento integrado.
  • Se reforzarán las actividades para la mejora del conocimiento del inglés por el alumnado: Auxiliares de conversación en lenguas extranjeras, estancias semanales de inmersión lingüística en inglés, becas para estancias en el extranjero para el perfeccionamiento del inglés.
  • Impulsar un plan lector en todos los centros.

 


6. UN PACTO EDUCATIVO PARA UNA LEY VASCA DE EDUCACIÓN.

L@s Socialistas vasc@s planteamos un gran acuerdo educativo que, al modo de los consensos educativos que impulsamos en los años 90 con el Pacto Escolar, la Ley de Escuela Pública Vasca y la Ley de cuerpos docentes propios, sirva para estructurar de forma estable la educación vasca de las próximas décadas.

Partimos de la defensa de las competencias educativas que el Estatuto de Gernika reconoce a Euskadi frente a cualquier intento recentralizador que el Gobierno del PP ha aplicado para imponer una verdadera contrarreforma educativa y una política de recortes en las políticas sociales, y especialmente en Educación. Partimos de la derogación de la LOMCE y de sus desarrollos curriculares autonómicos (Heziberri) y pretendemos que tal acuerdo educativo termine configurándose en una nueva Ley Vasca de Educación que:

  • Reconozca el carácter laico de la educación vasca, de modo que la enseñanza de las creencias religiosas quede fuera del tiempo curricular.
  • Establezca el papel central de la Escuela Pública en el conjunto del sistema educativo vasco.
  • Revise la financiación de nuestro sistema educativo, ligándolo más estrechamente a la función educativa y social efectivamente realizada por los centros educativos.
  • Mejore la autonomía de los centros públicos e impulse la estabilidad de los equipos docentes y sus direcciones.
  • Regule la implantación de una educación trilingüe, que trabaje en nuestras dos lenguas oficiales y en inglés, manteniendo en todo caso una atención preferente al euskera.
  • Fomente más activamente la educación en valores y recupere la Educación para la Ciudadanía.
  • Prepare los cambios materiales y metodológicos que se derivan de la extensión de las tecnologías digitales en la educación vasca.
  • Asuma los compromisos presupuestarios que garanticen la universalización de una educación de calidad entre los 0 y 18 años.

 


7. POR UNA FORMACIÓN PROFESIONAL VASCA INTEGRADA.

Para l@s Socialistas Vasc@s el desarrollo de la Formación Profesional Vasca es una apuesta estratégica.

La mejora constante de nuestro sistema de FP debe ser una prioridad. Porque la Formación Profesional es un factor clave de empleabilidad, al tiempo que un motor de desarrollo económico.

Sabemos que en Euskadi, como en el conjunto de Europa, en un futuro próximo se requerirá un mayor número de personas con cualificación media o alta, al tiempo que disminuirán los empleos para personas con niveles bajos de cualificación.

La sociedad del conocimiento requiere una Formación Profesional que se configure como un verdadero proceso de formación a lo largo de la vida. La formación ha dejado de ser una etapa previa a la inserción laboral para convertirse en el acompañamiento necesario para hacer frente a los cambios tecnológicos y al desarrollo de la productividad.

Desarrollaremos una FP que prepare al alumnado de forma integral y le permita acceder con éxito al mercado laboral o conectar con el resto de niveles educativos.

Impulsamos una FP vasca de prestigio y reconocimiento social, con capacidad para atender las necesidades del tejido productivo del país.

Damos mucha importancia al aprendizaje no formal e informal y a su reconocimiento y acreditación.

Para todo ello proponemos:

  • El desarrollo íntegro de la Ley 1/2013 de Aprendizaje a lo Largo de la Vida, que sirva para:
    • Ampliar una oferta de enseñanzas flexible.
    • Potenciar la enseñanza semipresencial y a distancia, ampliando la enseñanza online y las convocatorias de títulos o certificados en esta modalidad.
    • Impulsar la Educación Permanente de las Personas Adultas, a fin de mejorar la empleabilidad de toda la población.
  • Impulsar procesos de acreditación de competencias adquiridas en el ámbito social o laboral mediante el fortalecimiento del Dispositivo de Reconocimiento y Evaluación de la Competencia y convocatorias abiertas que permitan acreditar a la población las competencias profesionales que ya posee.
  • Incrementar el número de personas con cualificaciones intermedias, sin frenar el avance de la FP de Grado Superior.
  • Desarrollar el Sistema Vasco de Especializaciones.
  • Incorporar progresivamente la primera lengua extranjera –el inglés, fundamentalmente-– a todas las enseñanzas profesionales para facilitar el acceso del alumnado a las oportunidades laborales y la internacionalización de las empresas.
  • Reforzar los Centros Integrados de Formación Profesional que incluyan toda la FP –la educativa y para el empleo– según las necesidades de su entorno, desarrollando especialidades afines a los diferentes sectores productivos.
  • Los centros educativos de FP serán los dinamizadores de todo el sistema:
    • Contarán con un departamento de orientación, información y empleo.
    • Establecerán las relaciones con las empresas, desarrollando proyectos de innovación y de I+D+i en diferentes campos y en colaboración con las universidades vascas.
    • Serán centros de formación del profesorado.
    • Acordarán con las empresas relacionadas con su sector un modelo de formación dual en alternancia a través de contratos de formación o en prácticas del alumnado.
  • Elaborar el V Plan de Formación Profesional.

 


8. UNIVERSIDAD E INVESTIGACIÓN.

L@s Socialistas Vasc@s defendemos la Educación Pública de Grado Superior, aun siendo conscientes de disponer de un sistema educativo vasco configurado por dos universidades no públicas que vienen, también, mereciendo nuestra atención.

La equidad en el acceso a la Enseñanza Superior es y será siempre una política socialista. Por lo que mantendremos una importante política de becas.

Por todo ello, proponemos:

  • Seguir haciendo una apuesta inequívoca por la mejora de la UPV/EHU, lo que significa mejorar sus recursos para la formación, investigación y transferencia de conocimiento.
  • Impulsaremos la mejora de los programas universidad-empresa-sociedad.
  • Apostamos por el desarrollo del polo tecnológico en San Mamés y del polo de salud en Basurto.
  • Mantenemos el objetivo de alcanzar para 2020 el 1,5% del PIB en gasto de Enseñanza Superior procedente de fuentes públicas y privadas.
  • Mantenemos el objetivo de alcanzar el 0,50% del PIB para la Investigación.
  • Apostamos por la implantación de titulaciones trilingües, tanto en grados como en postgrados.
  • Impulsaremos un nuevo Plan Universitario 2018-2021.
  • Mantenemos el objetivo de incremento anual del 5% de los recursos destinados a I+D, a fin de alcanzar el objetivo del 3% establecido por la UE para 2020, con la convicción de que la investigación y el desarrollo científico y tecnológico son condición necesaria para la prosperidad económica.

Apostamos por la internacionalización de las universidades del Sistema Universitario Vasco, especialmente de nuestra UPV/EHU, lo que supone ampliar la oferta formativa en inglés e impulsar el reconocimiento internacional de la actividad de investigación, con la consiguiente repercusión en la atracción, formación y retención de los investigadores más brillantes, y el apoyo a los grupos excelentes y a los que estén en vías de serlo.