Este sitio utiliza cookies, propias y de terceros, para dar un mejor servicio. Si continuas navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.
No te lo pierdas No te lo pierdas

Marzo 2017

L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31
Cerrar
PSE EUSKADI

PSE-EE PSOE Euskal Sozialistak

Agenda para la igualdad

compartir  compartir

 

1. Erradicar la violencia de género, una obligación democrática.
2. Educación y sensibilización.
3. Contra la discriminación por orientación sexual e identidad de género.
4. Contra la prostitución y la trata de seres humanos con fines de explotación sexual.
5. Igualdad salarial, conciliación y corresponsabilidad.
6. Familias monoparentales.

 


1. ERRADICAR LA VIOLENCIA DE GÉNERO: UNA OBLIGACIÓN DEMOCRÁTICA.

La violencia de género se manifiesta como el símbolo más brutal de la desigualdad existente en nuestra sociedad. Se trata de una violencia que se dirige sobre las mujeres por el hecho mismo de serlo.

Hoy día las mujeres siguen sufriendo violencia y el número de asesinatos es muy alto. En Euskadi son ya 39 las mujeres que han sido asesinadas por sus parejas o ex parejas desde 2002 (año en el que se comienza a recopilar estadísticas oficiales de víctimas mortales de violencia de género).

Desde el Partido Socialista mantendremos entre nuestras prioridades principales el combate contra esta lacra social, la persecución de los maltratadores y la atención a las víctimas, potenciando la Dirección de Atención a las Víctimas de Violencia de Género creada en 2009 por el Gobierno de Patxi López.

Queremos avanzar hacia una sociedad segura y libre de violencia de género, que garantice una respuesta efectiva a las mujeres que la sufren, así como a sus hijos e hijas, y que genere y ofrezca los mecanismos necesarios para conseguirlo.

La magnitud del problema exige alcanzar un acuerdo social e interinstitucional que implique a todas las partes afectadas: agentes sociales, partidos políticos, administraciones públicas; en definitiva, a toda la sociedad. A través de un plan integral contra la violencia de género debemos dar respuestas efectivas y amplias que garanticen a las mujeres e hijos/as víctimas del maltrato una vida sin violencia.

Queremos un modelo de atención que proteja a las víctimas, no que las revictimice. Ello debe lograrse mediante un plan personal, social y laboral.

La formación debe ser un elemento clave para todos los agentes que actúan en este campo: judicatura, abogacía, equipos psicosociales, forenses y Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

Es importante también el apoyo psicológico de los menores que viven situaciones de violencia en el hogar, ya que son víctimas directas de ella.

Nuestras propuestas para acabar con la violencia de género son:

  • Crear un fondo de apoyo a los ayuntamientos para reforzar la red de servicios públicos, impulsando el papel que desempeñan y deben seguir desempeñando los servicios municipales, centros y casas de la mujer.
  • Impulsaremos y consensuaremos una Ley de Medidas de Protección Integral que, en coordinación con las políticas de igualdad, aborde de forma específica y completa la lucha contra todas las manifestaciones de la violencia de género mediante la ampliación de la cobertura legal de la acción protectora en vigor, de acuerdo con lo establecido en la normativa europea más reciente.
  • Reponer y dotar de los suficientes recursos presupuestarios los programas de actuación en este ámbito, especialmente los destinados a la prevención, a la recuperación integral de las víctimas y a su asistencia social.
  • Como herramienta de prevención de la violencia de género, publicar la lista de maltratadores con sentencia firme. Es una medida disuasoria, proactiva y ajustada a Derecho que ayudará a prevenir el maltrato.
  • Incorporar al currículo escolar la formación específica en igualdad, educación afectivo-sexual y prevención de la violencia de género en todas las etapas educativas, y propiciar el testimonio en las aulas de víctimas de maltrato.
  • Trabajaremos por llevar a cabo el derecho a percibir una ayuda económica a las mujeres víctimas de violencia de género, que les permita salir de la situación de dependencia económica que se encuentran respecto del maltratador, con el fin de lograr su reinserción social. Promoveremos un fondo de garantía del pago de alimentos, con personalidad jurídica, con la finalidad de garantizar a los menores de edad el pago de alimentos.
  • Pondremos en marcha un Plan Integral para prevenir, proteger y reparar el daño a menores víctimas de la violencia de género.
  • Rechazo de la custodia compartida impuesta, especialmente en supuestos de violencia de género, para garantizar el derecho superior del menor y evitar que éste pueda quedar desprotegido.
  • Garantizaremos la existencia en la Administración vasca de una ventanilla única de actuación que facilite la adopción de planes personalizados para la atención y protección de las víctimas de cualquier manifestación de la violencia machista a través de un expediente único y promueva mecanismos de interrelación y cooperación con otras administraciones públicas.
  • Establecer protocolos de prevención y seguimiento específicos para la atención integral a las mujeres que hayan retirado denuncia que hicieron por violencia de género, trabajando en colaboración con el ayuntamiento en el que tengan su domicilio.
  • La protección y la atención de las víctimas de la violencia machista será un eje prioritario de actuación de la Ertzaintza, sometiendo a revisión continuada todos los procedimientos de actuación e incorporando la perspectiva de género en todas las políticas que se pongan en marcha.
  • Crear una Comisión en el Parlamento vasco que trate específicamente y de forma continuada todos los aspectos referidos a la violencia de género.
  • Elaborar planes de detección precoz para poder actuar desde los primeros indicios de violencia .
  • Garantizaremos las ayudas económicas e impulsaremos programas de inserción sociolaboral que faciliten que las víctimas puedan iniciar una vida libre de violencia.
  • Impulsaremos políticas educativas y campañas específicas de sensibilización y concienciación de mujeres y hombres para la erradicación de la violencia machista.
  • Pondremos en marcha estrategias de prevención y programas de atención a mujeres adolescentes víctimas.
  • Impulsaremos medidas de prevención y sensibilización destinadas a la sociedad en general, especialmente en el ámbito educativo y en los medios de comunicación, introduciendo nuevas escalas de valores basadas en el respeto a los derechos y libertades fundamentales y la igualdad entre hombres y mujeres, sin olvidar la tolerancia y libertad dentro de los valores democráticos de convivencia, todo esto desde una perspectiva de género.
  • Elaborar programas específicos contra la violencia de género a través de las redes sociales y otros canales con especial incidencia en la población joven.
  • Garantizaremos que la voz de las mujeres víctimas de malos tratos esté presente en las políticas que se vayan impulsando en materia de atención, protección y educación.
  • Elaboración de un Protocolo de detección y protección de víctimas de trata de personas con fines de explotación sexual, que mejore la coordinación entre administraciones, cuerpos policiales y entidades sociales, priorizando, además de la persecución de este delito, la protección y resarcimiento de quienes lo sufren.

 


2. EDUCACIÓN Y SENSIBILIZACIÓN.

En el ámbito de la igualdad de derechos y oportunidades hay todavía mucho camino por recorrer debido a la insuficiente sensibilización política y social.

La violencia de género no es un problema que afecte principalmente al ámbito privado. Se trata de un problema social de primer orden, cuya erradicación concierne al conjunto de la sociedad. No podemos ser pasivos ante una violencia que se dirige sobre las mujeres por el hecho mismo de serlo, por ser consideradas por sus agresores personas carentes de los derechos mínimos de libertad, respeto y capacidad de decisión.

Aunque se han dado avances importantes en la última década, todavía persisten entre la población joven actitudes machistas inaceptables. Por ello, sólo podremos llegar a una igualdad real educando a las nuevas generaciones de jóvenes.

La formación, prevención y sensibilización son herramientas básicas para combatir la violencia machista, porque ayudan a desarrollar nuevos modelos de comportamiento y de relación entre hombres y mujeres.

Por ello, además de continuar mejorando el sistema educativo para que las limitaciones económicas y sociales de partida no sean obstáculo para la igualdad de oportunidades, hay que profundizar en la escuela en esta otra formación, porque es la mejor prevención para el futuro de nuestros hijos e hijas.

Para ello consideramos necesario alcanzar los siguientes objetivos:

  • Educación reglada: Es necesario incorporar al currículo escolar la formación específica en igualdad, educación afectivo-sexual y prevención de la violencia de género en todas las etapas educativas.
  • Se desarrollarán programas para una información y educación integral, igualitaria y respetuosa, que sea una herramienta fundamental para promover la salud sexual y el bienestar de las personas en todas las etapas evolutivas y que posibilite la construcción de referentes culturales y simbólicos que favorezcan un concepto de la sexualidad integral, y que genere un espacio para una sexualidad saludable.
  • Se incorporará en los planes educativos la diversidad étnica/racial y la interculturalidad, con el objetivo de visibilizar la diversidad de la sociedad vasca.
  • Educación Informal: impulsar en las instituciones donde estamos presentes iniciativas para crear servicios de igualdad y escuelas de empoderamiento para mujeres.
  • Desarrollo de valores: Promover un nuevo modelo eficaz y garantista de Escuela inclusiva, comprometida con los valores constitucionales y democráticos, la igualdad entre mujeres y hombres, la interculturalidad, la coeducación, la atención a la diversidad, el trilingüismo y los estilos de vida saludables, y que promueva la participación activa de toda la comunidad educativa.
  • Poner en marcha un Plan de Convivencia Escolar que garantice que todo centro escolar tendrá unas líneas básicas para el desarrollo de la vida escolar de acuerdo a estos principios, con especial atención la prevención y detección de los casos de acoso (bullying), homofobia, xenofobia y también los ocasionados por la diferencia de género. Un sistema co-educativo que garantice la igualdad entre los sexos en todas las etapas educativas y enseñe a resolver los conflictos de forma pacífica y no sexista es la mejor prevención contra la violencia de género.
  • Potenciar el desarrollo de Planes de Igualdad en los centros educativos, así como la formación para la Igualdad del profesorado y de los equipos de orientación.
  • Es muy importante también la formación en esta materia de todos los agentes que actúan sobre ella en nuestra sociedad: principalmente, judicatura, abogacía, equipos psicosociales, forenses y Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.
    Para ello debemos de seguir realizando labores de sensibilización, formación e información para todas las personas que integran estos colectivos sobre la necesidad de combatir la discriminación y los delitos de odio.
  • Desarrollar estudios sobre la situación de las personas LGTBI y la discriminación por orientación sexual e identidad de género, incorporando además esta variable en los diferentes estudios sociológicos que se realicen.

 


3. CONTRA LA DISCRIMINACIÓN POR ORIENTACION SEXUAL E IDENTIDAD DE GÉNERO.

El Partido Socialista es referente en la lucha por la Igualdad y tenemos que seguir liderando estas políticas en Euskadi. También en la defensa de la libertad de identidad de género y la lucha contra la discriminación por orientación sexual. En este sentido, proponemos:

  • Implementar en todos los niveles educativos y de forma transversal una adecuada educación en valores y reconocimiento de la diversidad sexual y familiar, desarrollando especialmente programas contra el acoso escolar hacia los adolescentes y jóvenes y familias LGTBI, la formación de profesionales y el desarrollo de materiales didácticos.
  • Impulsar en el ámbito sanitario programas encaminados a hacer frente a la discriminación, los prejuicios y otros factores sociales que menoscaban la salud de las personas debido a su orientación sexual o identidad de género.
  • Garantizar programas de capacitación y sensibilización dirigidos a funcionarios públicos, actores judiciales, agentes de los Cuerpos de Seguridad y personal de las administraciones públicas.
  • Impulsar estudios sobre la situación de la población LGTBI y la discriminación por orientación sexual e identidad de género en la Comunidad Autónoma, incorporando además la variable de la orientación sexual y la identidad de género en los diferentes estudios sociológicos que se realicen.
  • Se Implementará en todos los niveles educativos y de forma transversal una adecuada educación en valores y reconocimiento de la diversidad sexual y familiar, desarrollando especialmente programas contra el acoso escolar hacia los adolescentes y jóvenes y familias LGTBI, la formación de profesionales y el desarrollo de materiales didácticos.
  • Garantizar el acceso de todas las personas, con independencia de su orientación sexual y estado civil, a la reproducción asistida dentro del sistema sanitario público.

 


4. PROSTITUCIÓN Y TRATA DE SERES HUMANOS CON FINES DE EXPLOTACIÓN SEXUAL.

La prostitución, la trata y tráfico de mujeres y niñas con fines de explotación sexual es una de las manifestaciones más crueles de la desigualdad. Suponen una vulneración de los más elementales derechos humanos, al atentar contra la libertad, la integridad, la salud, la vida, la seguridad y la dignidad de las personas.

Impulsaremos políticas encaminadas a la abolición de la prostitución.

Y elaboraremos un Plan integral contra la trata de mujeres y niñas con siguientes objetivos:

  • Sensibilizar a la sociedad: tolerancia cero.
  • Garantizar asistencia y protección a las víctimas.
  • Combatir las causas de la trata a través de políticas activas de cooperación con los países de origen, tránsito y destino.
  • Luchar contra las mafias.
  • Coordinar medidas desde los ámbitos judicial, social, educativo, policial, administrativo y de inmigración con la participación de las ONGs.

 


5. IGUALDAD SALARIAL, CONCILIACIÓN Y CORRESPONSABILIDAD.

Gran parte de las consecuencias que ha traído la crisis en forma de destrucción de empleo, trabajos precarios, temporalidad, contratos a tiempo parcial, aumento de la brecha salarial, pensiones empobrecidas y retroceso en conciliación y corresponsabilidad afecta muy directamente a las mujeres.

El Partido Socialista apuesta por eliminar la brecha salarial, el déficit en el empleo de las mujeres y la precarización de sus vidas.

La desigualdad salarial pone de manifiesto la necesidad de continuar sumando esfuerzos para reducir las diferencias de sueldo entre hombres y mujeres. En las políticas contra la brecha salarial debemos aplicar el lema de “trabajar igual, cobrar igual”.

Nuestras propuestas en este ámbito son:

  • Ley de igualdad salarial y de usos de tiempo, que garantice el derecho a cobrar lo mismo por igual trabajo y a cuidar y trabajar lo mismo.
  • Reconocer a todas las mujeres que sean madres un bonus de dos años de cotización en la Seguridad Social por cada hijo e hija. De forma que la maternidad no penalice la pensión que le corresponderá a la mujer trabajadora.
  • Apoyo decidido a la educación infantil de 0-3 años con una amplia dotación de escuelas infantiles públicas, apostando por la gratuidad.
  • Trabajar conjuntamente con los sindicatos para que la igualdad sea efectiva y real, tanto en las administraciones como en las empresas privadas.
  • Trabajar junto con los sindicatos para que los convenios recojan la igualdad de trabajo entre hombres y mujeres, tanto en retribución como en jornada laboral, así como medidas para alcanzar la conciliación familiar.
  • Planes de prevención de riesgos laborales con enfoque de género.
  • Permisos de maternidad y paternidad iguales, intransferibles y obligatorios.
  • Conciliación de la vida laboral y personal mediante la extensión de la flexibilidad horaria y promoviendo la incorporación en la negociación colectiva de contenidos y medidas relacionadas con la racionalización de las jornadas laborales.
  • Subsidio por maternidad para mujeres en situación no contributiva. Sería una prestación económica que se otorga a las trabajadoras que no pueden optar a la ayuda económica de seis semanas por tener un hijo.

 


6. FAMILIAS MONOPARENTALES.

Definimos la familia monoparental como “la familia constituida por una madre o padre y al menos un o una menor, donde la responsabilidad familiar recae únicamente sobre esa persona adulta”.

El número de familias monoparentales no para de crecer y ha sufrido una enorme evolución. Se trata de una realidad creciente y con rostro de mujer. El 66% de las mujeres al frente de una familia monoparental tiene un perfil joven y es menor de 45 años.

Entre las familias monoparentales existen diversas situaciones específicas:

SEPARADAS Y DIVORCIADAS. FAMILIAS SIN VÍNCULO BIPARENTAL:

El de las madres solteras sigue siendo el colectivo más estigmatizado con respecto a los otros colectivos de familias monoparentales, porque lleva inherente el incumplimiento de las normas sociales impuestas por el modelo patriarcal, al haber tenido hijos o hijas fuera del matrimonio.

Este colectivo está prácticamente invisibilizado, ya que no existe ningún censo o registro donde se puedan inscribir. A menudo, su situación familiar se ve diluida en una familia más extensa que se hace cargo de la situación de desprotección social de este modelo familiar.

Las situaciones de precariedad e inestabilidad laboral, así como la pobreza infantil predominan en estos hogares aunque la madre trabaje.

Nuestras propuesta en este sentido:

  • Beneficios sociales en materia de empleo para promover la contratación de mujeres con familia a su cargo.
  • Promover la creación de servicios públicos de educación y de conciliación garantizando el acceso a los y las menores.
  • Incluir de forma generalizada la categoría de familia monoparental como grupo especial.
  • Primar la asignación de plaza escolar en el caso de ser miembro de familia monoparental.
  • Garantizar la gratuidad del transporte público a hijos e hijas de familias monoparentales hasta los 25 años, siempre que sigan siendo dependientes económicamente de la unidad familiar.
  • Garantizarles la justicia gratuita.
  • Ampliar la deducción en el IRPF por maternidad para familias monoparentales con hijos menores de tres años, sin que sea necesario que la madre se encuentre trabajando.
  • Establecer una nueva deducción para familias monoparentales con hijos mayores de tres años y menores de dieciocho.
  • Aumentar la protección de estas familias frente a los desahucios, considerando a las familias monoparentales como “familia en circunstancia familiar de especial vulnerabilidad”.
  • Consideración específica de las familias a cargo de una mujer como colectivos beneficiarios de ayudas al alquiler y con acceso prioritario a viviendas protegidas:
  • Impulsar, a través de incentivos a la contratación, el empleo de calidad de personas con hijos menores a su cargo en hogares monoparentales, de manera que les que permita acceder a un nivel de vida digno y compaginar el trabajo con el cuidado de los hijos.
  • Promover el permiso de maternidad de un año, manteniendo la retribución salarial completa, para madres o padres de familias monoparentales.
  • Desarrollar permisos parentales retribuidos para las familias monoparentales para el cuidado de hijos a cargo con enfermedades de larga duración.